Pascual asegura que «se han aclarado» los problemas denunciados por trabajadores

Fernando Pascual, concejal de Gestión Urbanística. / lp
Fernando Pascual, concejal de Gestión Urbanística. / lp

En la reunión con los sindicatos se han explicado los cambios y se ha negado la «privatización» de servicios

A. TALAVERA

La Mesa General de Negociación de Alzira se ha reunido para tratar las críticas vertidas por los representantes de los trabajadores municipales sobre el área de Servicios Públicos y Gestión Urbanística.

Tras esta reunión, el concejal responsable del área, Fernando Pascual, ha querido restar importancia a las críticas y ha asegurado que «se han aclarado todas las cosas».

Uno de los temas que denunciaba el Comité de Empresa y la Junta de Personal del Ayuntamiento es la contratación de empresas privadas para realizar tareas que pueden desarrollar los trabajadores del Almacén Municipal.

Sobre este tema, Pascual ha afirmado que «no vamos a privatizar el Almacén Municipal, nosotros lo primero que hicimos es municipalizar servicios».

El edil ha reconocido que se ha contratado a empresas para realizar algunas obras como la de la Plaça Major o Lletres Valencianes «por un tema de eficiencia y eficacia ya que lo hacen más rápido». Esto se debe a que la brigada municipal cuenta solo con nueve oficiales de primera y tienen un horario concreto. «El Almacén tiene la mejor plantilla y estas subcontrataciones son excepcionales», ha añadido Pascual.

El gobierno alcireño también ha negado que se hayan realizado contrataciones irregulares como aseguraban los representantes de los trabajadores públicos en un escrito presentado a principio de semana.

«Las personas contratadas están cualificadas y han entrado por bolsa y con oposición, creo que esto lo han dicho por desconocimiento», ha comentado el responsable del área de Urbanismo.

La redistribución de tareas y los cambios en los puestos de mando también es otra de las críticas que realizaron los sindicatos y que se han debatido en esta reunión. Pascual ha señalado que las redistribuciones son decisión de los jefes de departamento y en definitiva de los responsables políticos.

«Los sindicatos están en su obligación de atender las sugerencias de los trabajadores», ha apuntado el concejal de Servicios Públicos que considera que estos temas son habituales entre empleados y patronal.

Sin embargo, Pascual ha sido muy duro con los miembros de la oposición que se hicieron eco de estas críticas de los trabajadores y solicitaron responsabilidades políticas al equipo de gobierno.

«Lamento que el PP y Ciudadanos se hayan lanzado a una piscina sin agua por unas acusaciones que no se conocían bien. Ahora les toca pedir disculpas a todos porque las críticas no tenían base», ha apuntado Fernando Pascual.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, María José Llopis, también presente en la reunión ha comentado que se ha detectado «mucho malestar» entre los trabajadores que «no han quedado convencidos» con las explicaciones del gobierno.