Ontinyent deslumbra con la Entrada

Un año más, la Entrada de Ontinyent ha sorprendido por su espectacularidad. / lp
Un año más, la Entrada de Ontinyent ha sorprendido por su espectacularidad. / lp

BELÉN GONZÁLEZONTINYENT.

Decenas de miles de personas, entre vecinos y visitantes, disfrutaron ayer de uno de los actos más esperados y espectaculares de la Semana Grande de Moros y Cristianos de Ontinyent, el de la Entrada de ambos bandos.

La agradable temperatura que tuvo la capital de la Vall d'Albaida, con máximas de 29 grados, unido al colorido, la música y la puesta en escena de una parte de la historia por el colectivo morocristinano ontinyentí, contribuyó a que en todo el recorrido de la avenida de Almaig, avenida Daniel Gil y plaza de la Concepción no cupiera ni un alfiler.

Danza, teatro y música se integraron con las carrozas, las exhibiciones y el paso de los festeros en un desfile que abrieron este año la capitana cristiana de la comparsa Asturs, quien recordaba la Hispania Visigoda y repasaba momentos como la batalla de Guadalete. Esta batalla tuvo lugar en el año 711 y en ella el rey godo Rodrigo fue derrotado por las fuerzas comandadas por Táriq ibn Ziyad, lo que supuso el inicio de la invasión musulmana en la península ibérica. Pero también, la batalla de Covadonga, considerara el inicio de la Reconquista cristiana.

Hoy será la bajada del Santísimo Cristo de la Agonía desde su ermita a la iglesia de Sant Carles

La capitanía incluyó grupos de estandartes, ballets, la recreación de batallas y la llegada en carroza del capitán Gabriel Ferre, encarnando la figura de Pelayo, considerado el fundador del Regnum Asturorum.

La ambaixada de la comparsa Gusmans se fundamentó sobre dos líneas argumentales. Una, la propia Ambaixada Cristiana escrita por Joaquín José Cervino , otra, los diferentes estamentos sociales cristianos de la Edad Media. De esta forma, se recreó el itinerario propio del acto de Arcabusseria; la posterior Ambaixada con espacios emblemáticos de la ciudad como el Pont Vell o la Plaça Major, entre otros.

Cabe destacar la participación en la ambaixada del cantautor xativí, Pep Gimeno Botifarra y de la muixeranga de Algemesí, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. El embajador Rubén Montava y el abanderado Vicent Xavier Vila recorrieron las calles con dos caballos engalanados.

Tras el despliegue cristiano, el bando moro desfilaba por Ontinyent ya entrada la noche. Abría el recorrido la capitanía de los Saudites, que recreaba la batalla de Yarmuk entre el imperio Bizantí y las fuerzas musulmanas del califato ortodoxo. Esta batalla tuvo lugar en el año 636, concretamente en donde en la actualidad se sitúan las fronteras Siria-Jordania y Palestina. Entre los elementos destacados de la capitanía que encabezaba Ángel Torregrosa, se puede ver un espectáculo de humo y la presencia destacada de las mujeres para homenajear el papel que desarrollaron éstas durante la batalla.

Ninguna batalla ni travesía quisieron recordar la ambaixada de los Chanos. Su voluntad fue deleitar al público asistente con una visión colorista a través de su vestimenta y la música. Esta embajada, con José Luis Belda como embajador y José Luis Azorín como abanderado, incluyó un repaso por los diversos vestidos oficiales que la comparsa ha tenido desde su fundación, allá por el año 1918, incluyendo la original. Todo ello acompañado con caballos bateadores y un ballet con una recreación de una gran serpiente.

El acto transcurrió con normalidad, sin incidencias destacables y con un público que no abandonó sus asientos hasta pasadas las dos y media de la madrugada de este sábado.

Entre ellos, numerosas autoridades que no quisieron perderse este evento, unos lo hacían por primera vez y otros repitieron la experiencia. Así, en la tribuna de autoridades pudieron verse al presidente de Les Corts, Enric Morera; al comandante general del Eurokorps de la Unión Europea y la OTAN en Estrasburgo, Alfredo Ramírez; así como otros cargos autonómicos, diputados provinciales y alcaldes de municipios de la comarca y de otras cercanas. Todos ellos acompañando a la corporación municipal ontinyentí, encabezada por su alcalde, Jorge Rodríguez. También asistía el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana y vicepresidente de la CEOE, Salvador Navarro.

Hoy se vivirá otro día intenso de actos, con la escenificación de los Contrabandos al mediodía y por la tarde,momento emotivo, con la bajada del Santísimo Cristo de la Agonía desde la ermita.