Ontinyent continúa al frente de las ciudades que más reciclan

El año pasado se recogieron 50 kilos por habitante, la mejor cifra para municipios de más de 30.000 de la provincia de Valencia

REDACCIÓN ONTINYENT.

Ontinyent se sitúa por segundo año consecutivo como la ciudad de más de 30.000 habitantes de toda la provincia de Valencia en reciclaje por habitante, según los últimos informes publicados por Ecoembes y Ecovidrio correspondiente al año 2017. Además, de entre todas las localidades mayores de 30.000 habitantes de la Comunitat Valenciana, la capital de la Vall d'Albaida sólo es superada por tres ciudades alicantinas: Benidorm, Dénia y Santa Pola, ciudades costeras que durante los meses de verano ven aumentado exponencialmente el consumo de envases y vidrio, así como su reciclaje.

Los datos correspondientes al año 2017, muestran que Ontinyent recicla 50,65 kilos englobando envases ligeros, papel cartón y vidrio. Unos datos que sitúan a la capital de la Vall d'Albaida por encima de la media estatal que se situó en 47,66 kilos por habitante y año, pero también por encima de la autonómica en 38,8 kilos por habitante y años, según los datos divulgados por Ecoembes y Ecovidrio.

Estas cifras muestran, según ha manifestado la concejala de Sostenibilidad, Patricia Folgueras, «la concienciación ciudadana respecto al reciclaje» y ha añadido que este primer lugar «es una gran satisfacción» porque muestra «la sensibilidad de los ontinyentins y ontinyentinas hacia el medio ambiente, y también la buena respuesta a las campañas que impulsamos desde el Ayuntamiento para potenciar el reciclaje».

Folgueras ha recalcado la importancia de seguir en esta línea «donde continuaremos dedicando nuestros esfuerzos haciendo hincapié principalmente en la reducción de residuos equivocados en los contenedores de reciclaje para que con un buen reciclaje ahorramos recursos naturales y energía y esto incide directamente en una mejor calidad de vida para la ciudadanía», ha concluido.

Los municipios llevan años fomentando el reciclaje entre sus vecinos por los beneficios medio ambientales. Pero además separar los residuos también supone una reducción en la tasa de tratamiento de la basura ya que los consorcios pagan por toneladas que se transportan a los vertederos. De esta forma, generar menos residuos orgánicos supone la reducción de este recibo que pagan viviendas y establecimientos.

Fotos

Vídeos