Ontinyent compra el Molí Descals por 60.000 euros para el proyecto 'Riu Viu'

El alcalde hace público el acuerdo alcanzado con la familia propietaria del edificio que para su adquisición. / lp
El alcalde hace público el acuerdo alcanzado con la familia propietaria del edificio que para su adquisición. / lp

El Consistorio destaca la importancia de contar con este Bien de Relevancia Local del año 1415 como parte del patrimonio municipal

REDACCIÓN ONTINYENT.

La Junta de Gobierno de Ontinyent ha aprobado la adquisición del Moli Descals, un edificio del siglo XV, tras el acuerdo al que el consistorio ha llegado con la familia propietaria, por un importe de 60.000 euros.

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, ha destacado que con la compra de este edificio «Ontinyent protege su patrimonio».

Rodríguez tenía palabras de agradecimiento para la familia, «que siempre ha estado abierta a negociar con voluntad de que este bien pudiera estar en manos del Ayuntamiento», y para los concejales de Territorio y Servicios Municipales, Jaime Peris y Manuel Cuesta, «que han trabajado para llevar a buen término estas negociaciones».

El alcalde destacaba la importancia de la adquisición de este edificio, construido en 1415 y catalogado como Bien de Relevancia Local, «que además nos permitirá hacer nuevos avances en el marco del proyecto 'Riu Viu', con lo que queremos que el Clariano y su entorno dejan de ser frontera para ser punto de encuentro de la ciudadanía». En este sentido, el primer edil recordaba los trabajos que están haciendo por rehabilitado la primera nave del futuro Museo Textil Valenciano en la antigua fábrica de Revert, adyacente al Moli Descals.

Asimismo señalaba que esta futura zona museística podría marcar el destino del Molino, «que podría ser empleado como museo etnológico donde mostrar la maquinaria del propio molino o la extensa donación de elementos etnológicos que hizo al Ayuntamiento la familia Galiana, aunque son extremos que aún deben concretarse».

Por su parte, Jaime Peris apuntaba que aparte de los usos que se determinan para el edificio, «que respetarán el uso dotacional que está previsto en el Plan General de Ordenación Urbana», la adquisición de los cerca de 4.000 metros cuadrados de terrenos donde está ubicado va a ser importante «porque nos permitirá crear una zona de ocio y un itinerario peatonal que conectará con la zona del Trinquet de Gomis», una acción que el marco del conjunto de las actuaciones del proyecto 'Ru Viu' se concretará en un espacio verde junto al río Clariano.

Desde la familia propietaria, Salvador Gisbert y Pepe Molla agradecían también la voluntad del consistorio de hacer posible una operación «que da cumplimiento al deseo de nuestro tío Alejandro, de que el Moli pudiera pasar a manos municipales para quedar a la alcance de todos los ontinyentins y ontinyentinas» y apuntaban que «mantener el edificio era costoso para nosotros, estamos contentos y ojalá el podamos ver restaurado para sus seleccionados usos como él hubiera querido».