Unas obras sacan a la luz en Ontinyent restos de muralla ocultos desde hace ocho siglos

El hallazgo de restos de murallas en la zona de la Font de la Coveta. / lp
El hallazgo de restos de murallas en la zona de la Font de la Coveta. / lp

Los vestigios se han descubierto durante la actuación de la III fase de reurbanización de la Vila, en la zona conocida como Font de la Coveta

BELEN GONZÁLEZ ONTINYENT.

Las ciudades con historia no dejan de desvelar vestigios del pasado, especialmente cuando se trata de movimientos de tierra en zonas históricas. Es el caso de Ontinyent, con las actuaciones que se están llevando a cabo en el barrio de la Vila.

En el marco de la III fase de la reurbanización integral de este barrio, la excavación de unos sondeos han sacado a la luz restos de muralla con más de ocho siglos de historia. En concreto, en la zona tradicionalmente conocida como Font de la Coveta se ha descubierto «el basamento de un muro continuo, adelante muro o muralla», según han informado Ignacio Hortelano, arqueólogo y director de los trabajos y Agustí Ribera, codirector y responsable del MAOVA.

Los dos explicaban que «no han aparecido restos de la Porta Nova, donde según la historiografía y la disposición urbana actual estaría situada». Esta puerta, posteriormente denominada de la Trinidad, fue abierta en 1319, por mandamiento de Jaime II para dar acceso al núcleo amurallado de la Vila y que fue derrocada en 1790.

No obstante apuntaban que «es prematuro llegar a conclusiones porque habría que estudiar toda esta zona en detalle», puesto que «la puerta del siglo XIV se podría encontrar pocos metros más en el norte, o estar situada a mayor altura y que los basamentos ahora encontrados correspondieron a un muro de valla andalusí anterior».

Los especialistas incidían además que «habrá que hacer más comprobaciones para poder hacer afirmaciones con cierta seguridad», explicaban.

Nada más tener conocimiento de este hallazgo, desde el consistorio se dio la orden de detener las obras y se procedió a comunicar el descubrimiento a los técnicos de la Conselleria de Cultura de la Generalitat, según corrobora el propio primer alcalde, Jorge Rodríguez.

Los técnicos de la administración autonómica han acudido a la zona para, de acuerdo con la dirección de obra y después de documentar las estructuras históricas identificadas, proceder al tapado general del área de excavación con geotextil y arenas, con el fin de proteger las estructuras encontradas y para que las obras puedan continuar.

De hecho, la actuación continúa ya con normalidad y afecta, en concreto, a las calles Cordellat, Trinidad y Muralla. Recordar que la obra está presupuestadas en 350.000 euros y dan continuidad a las dos anteriores fases, de la calle Iglesia hasta la plaza de Sant Roc, y desde las calles San Pedro y Cordellat hasta la Plaza de Sant Pere, que supusieron una inversión municipal de 440.000 euros.

Estos trabajos contemplan la renovación integral de la red de agua potable y saneamiento, unificación acera y vía con una trama de adoquines que mejorará la seguridad y la comodidad de los peatones, mejoras a la red de alcantarillado, alumbrado e instalaciones eléctricas, pavimentación y señalización, dotando de una nueva imagen las calles.

Cabe recordar que, el pasado mes de abril, se producía otro hallazgo, esta vez con motivo de la primera fase de los trabajos de rehabilitación del Pont Vell, el de un tercer tajamar en su cara de aguas arriba cuya existencia podría constituir la evidencia de que el puente pudo tener en origen un tercer ojo, según el arqueólogo que dirige la obra.

Más