Un museo sin climatización ni seguridad

Reparar y mejorar el cerramiento exterior es, ciertamente, «una de las más importantes inversiones que ha recibido el emblemático Museo del Almudín de Xàtiva desde su apertura», tal como escribió el alcalde Roger Cerdà en su diario. Pero más conveniente que poner doble cristal en las ventanas sería climatizar el museo, único edificio municipal sin control de temperatura y humedad. Y esa mejora no está contemplada en los presupuestos consistoriales, a pesar de que su falta provoca que las piezas que se conservan en su interior sufran unas oscilaciones termométricas que van de los 32 grados en verano a los 8 en invierno. Como tampoco está ni siquiera esbozado un futuro incremento de la protección pasiva del edificio. Con el peligro que ello supone para la literal conservación del patrimonio museístico, como no nos cansaremos de repetir. Tan lejos como hace un par de años, unos maleantes saltaron el muro del patio de la antigua tienda San José, lo que hoy es el domicilio social del COR, recayente a la calle del Peso y robaron siete cuadros de cerámica del siglo XVII y las baldosas ornamentales de estilo imperio más figurativas y vendibles del pavimento. Y, no es por nada, pero la fachada oeste del antiguo Banco de España da a este solitario callejón.

«¡Es la economía, estúpido!». La célebre frase de James Carville, asesor de Bill Clinton en los comicios del año 1992, ha terminado haciéndose un hueco en la precampaña de las elecciones municipales, como no podía ser de otro modo, dada la situación en la que se encuentran los 'botiguers' setabitanos. El candidato socialista Roger Cerdà mantuvo un encuentro con la secretaria autonómica de Comercio y el presidente de Adexa Diego Fuentes para comunicarle la puesta en marcha, el próximo mandato, de un plan de digitalización del sector. El Partido Popular se ha reunido con Gent del Mercat «para escucharles y proponer medidas que puedan afectar positivamente a su asociación». Muchas de las 100 propuestas para Xàtiva de Esquerra Unida están pensadas para el comercio minorista, etcétera. En el año 2018 cerraron 6.998 tiendas en España, según el Directorio Central de Empresas, con la enorme destrucción de empleo que ello supone.

Acabar con los cortes cuesta dinero. Nuestros ruegos han sido escuchados. Xàtiva Unida ya sólo plantea cambiar y solucionar los fallos, por lo general de vejez y asentamiento, que presentan las cuatro redes principales de abastecimiento de agua a la ciudad. Una inversión que cifra -dato que representa un gran avance en lo que a promesas se refiere- en 3,2 millones, amortizables en seis anualidades. Ahora ya sólo falta que su candidato Miguel ángel Lorente se olvide de «reforzar su gestión mediante la empresa pública Proexa» para que demuestre que ha entendido completamente cuál es el principal cometido de la corporación a este sagrado y ancestral respecto.

Reservado el derecho de admisión. La noticia de que Vox ha expulsado de su cuenta de Whatsapp, el único canal que utiliza para comunicar la información del partido, a periodistas desafectos remite a otros episodios de intolerancia a la crítica. Sirvan como muestra estos dos botones. El secretario autonómico de Trabajo Enric Nomdedéu (Compromís) lleva años expulsando de su muro de Facebook a quien le pone en aprietos. Y Esquerra Unida de Xàtiva llegó un momento en que para saber de qué hablaba la segunda fuerza en el consistorio de la ciudad había que registrarse.

Compromís quiere un coso deportivo. De llamativo cabe calificar el planteamiento que formula el nuevo Compromís de Ferran Minguet al respecto. El grupo que dirigen Minguet y el portavoz de la organización, Eliseo Oviedo, se muestra partidario de invertir en la remodelación de la plaza de toros el dinero necesario para conseguir la licencia de actividad. Pero no para celebrar espectáculos taurinos como en tantos municipios que están gobernados por su formación, sino para que «los equipos de Xàtiva puedan jugar allí». Al menos tienen claro que «no puede continuar cerrada».

Quién habló... María Carmen Palazón, de la asociación Xateba, zanjaba la reacciones que ha suscitado el acto simbólico realizado por los populares frente al coso de la plaza de España con un argumento que desarmaba a las partes: «Que el Partido Popular haga campaña en torno a la plaza de toros de Xàtiva, emblema de sobrecostes, chapuza y mala gestión, tiene su guasa. Pero que PSPV, Xàtiva Unida, Per Xàtiva y Compromís la tengan muerta cuatro años también la tiene».

«A la primera cullerada, mosca». Mucho feminismo y mucha violeta, pero el primero de «una serie de doce carteles que la asociación Xateba lanzará durante la campaña electoral para recordar que las mujeres hemos de usar el voto en defensa propia» empieza con un anglicismo que es más que delator. Un «hey» que no es la interjección valenciana «ei», sino una forma verbal inglesa, aunque no vaya entrecomillada, pues dice: «'Hey,' (sic) político: ¿Recuerdas aquella vez que etcétera?» Y, por tanto, es el 'Hey' de Julio Iglesias, un gran feminista, como todo el mundo sabe. Un «hey» que en castellano significa «oye». Por si no lo saben las seguidoras de Lidia Falcón.

Un curso sin poder jugar en el patio del colegio. En el pecado lleva la penitencia. ¿Saben qué le decía el otro día un padre de alumno del colegio Attilio Bruschetti de Xàtiva al candidato a la reelección por el PSPV? Pues «que los niños llevan todo el curso sin poder utilizar la pista de futbito y de balón volea» porque el Pacto de Sant Domènec se dejó embarcar en una aventura que no podía salir bien. La democracia directa es a la democracia lo que la música militar a la música. Y aunque un grupo se empeñó en que se construyera un pabellón donde hay un hermoso patio rodeado de historia por todas partes y esta propuesta fuera la que más apoyos obtuvo en una votación atrabiliaria y minoritaria, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Lo dijera Rafael Guerra o Charles Maurice de Talleyrand. ¿Servirá esta pifia de escarmiento a nuestros gobernantes adanistas? Hay muchas dudas al respecto. El instigador último de esta descabellada iniciativa, Miguel Alcocel, ha sido relegado a una zona de sombra en la candidatura. Pero probablemente no sea éste el motivo de su postergación. Como todo el mundo sabe, el hombre es el único animal que tropieza etcétera.