Miles de falleros visten a la Mare de Déu

Los falleros más pequeños de Alzira llegan al final de la Ofrenda para entregar sus flores. / a. talavera
Los falleros más pequeños de Alzira llegan al final de la Ofrenda para entregar sus flores. / a. talavera

Alzira conmemora el 75 aniversario de la Junta Local con un manto especial en el que destaca el escudo de la ciudad Las localidades celebran sus Ofrendas, en las que se viven los momentos más emocionantes

B. GONZÁLEZ/A. TALAVERA ALZIRA.

Nadie se quería perder la Ofrenda en Alzira. Ni el público que esperaba desde horas antes a su inicio en la calle ni los más de 7.000 falleros con los que cuenta la ciudad. Y es que el amago de lluvia que hubo en la mañana de ayer no enturbió el esperado acto ya que por la tarde el cielo se despejó para disfrutar de este homenaje a la patrona de la ciudad, la Mare de Déu del Lluch.

Este año se conmemora el 75 aniversario de la Junta Local Fallera y dos grandes números repletos de flores se colocaron junto a la Virgen para recordar este acontecimiento. Cristian López el encargado de realizar el diseño del manto optó por los colores blanco, rojo y amarillo además de componer el escudo de la ciudad de Alzira con los ramos de las falleras.

Unos 12 voluntarios fueron las encargadas de colocar cada ramo en su lugar para conseguir que la imagen de la Mare de Déu luzca en todo su esplendor. Todo ante la atenta mirada de los falleros emocionados a su paso por el final de la procesión.

Por su parte, el mundo fallero de Xàtiva se volcaba también un año más con la Ofrenda de flores a la Mare de Déu, con un recorrido que se iniciaba a la altura del Gran Teatro, pasando por la arteria principal de la ciudad, la Alameda para llegar hasta la Seu, donde eran recibidos por el abad, José Canet, mientras los colaboradores formaban el manto de la Virgen con los ramos de flores.

Se trata de uno de los momentos más emotivos y de mayor devoción que viven los falleros, quienes, vestidos con sus mejores galas, van a obsequiar a la Mare de Déu.

Los espectadores que se congregan a lo largo de todo el recorrido, pudieron disfrutar un año más del cuadro costumbrista y colorido que supone el desfile de familias enteras vestidas con los trajes típicos valencianos, desde recién nacidos hasta mayores.

Así, el jolgorio y la fiesta ha dejado paso a la solemnidad y las diecinueve comisiones falleras xativinas, acompañadas por sus respectivas bandas de música, han puesto el color, la emoción y la belleza en una tarde-noche, más fresca que en días anteriores, donde han tenido que soportar hasta los 30 grados.

Pero la parte religiosa no finalizaba ayer en la Seu, con la pleitesía a la Virgen, sino que hoy el protagonismo lo toma el patrón de la fiesta, Sant Josep. Otra cita ineludible para los falleros de Xàtiva en el último día de Fallas, con la subida a la ermita de Sant Josep, donde hace apenas diez días, celebrando, como novedad, la romería del santo, en hermandad con el gremio de carpinteros de la localidad.

Al mediodía será la procesión con la imagen del santo desde la ermita, ofreciendo nuevamente un espectáculo visual de contraste entre el colorido de los trajes con el del entorno, castillo y ermitas al fondo.

Finalizada la procesión, tendrá lugar la última mascletà en el Jardí de la Pau, marcándose la cuenta atrás para la cremà. A las diez de la noche está prevista la quema del monumento infantil ganador en la sección especial, el de la comisión Abu Masaifa, y sobre la una y media de la madrugada, la del monumento grande ganador, el de República Argentina.

Tras la Ofrenda en Alzira, hoy se vive la última jornada fallera con una mañana dedicada a honrar al patrón de la fiesta, Sant Josep, con procesiones y misas en todos los municipios que celebran las Fallas. A las dos tendrá lugar la última mascletà desde la plaza del Reino.

Por la tarde, en la capital de la Ribera el protagonismo lo tendrá la música y el baile con los tradicionales 'pasodobles' donde cada comisión prepara una coreografía para impresionar al público. Cada año los falleros alcireños se superan en originalidad y humor para conseguir el aplauso y reconocimiento de todos los asistentes a este acto que transcurre por las calles de la ciudad.

Ésta será la previa del fin de fiesta marcado por el fuego y la cremà de todos los monumentos de 2019. El ganador de este año, El Mercat, será el último en prender como marca la tradición ante la mirada de las falleras mayores de la ciudad.