Los interinos de Salud Pública reclaman a Conselleria que cumpla las sentencias y pague

Centro en el que trabajan los funcionarios interinos de Salud Pública de Alzira. / lp
Centro en el que trabajan los funcionarios interinos de Salud Pública de Alzira. / lp

Los auxiliares administrativos del Departamento Xàtiva-Ontinyent también piden la catalogación de sus funciones

BELÉN GONZÁLEZALZIRA.

El colectivo de funcionarios interinos del Centro de Salud Pública de Alzira manifiestan sentirse «indefensos», a pesar de que la justicia les ha dado en reiteradas sentencias la razón sobre las retribuciones que les corresponde.

Se trata de un grupo de funcionarios de diferentes colectivos, entre médicos, enfermeros, veterinarios, farmacéuticos, celadores o administrativos, que en el año 2006 pasaron de depender de la Conselleria de la Función Pública a la de Sanidad, viniendo con un sueldo inferior, lo que les llevó a acudir a la vía judicial a reclamar «nuestro derecho a recibir el mismo sueldo que nuestros compañeros funcionarios de carrera por igual trabajo».

A pesar de las diferentes sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, así como autos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en las que se les reconoce este derecho, la administración no ha procedido a ejecutar dichas sentencias, incluso habiendo solicitado su ejecución, además de que en el caso de algunos compañeros de otros centros de la Comunitat sí que están recibiendo ya esas retribuciones, en lo que considera una actuación «arbitraria».

«Nuestros salarios son bajos y nos ocupamos de tareas poco conocidas, pero tan importantes para la salud pública como el control y vigilancia de las aguas, de alimentos, de enfermedades infecciosas o de diferentes programas de promoción de la salud, como prevención de cáncer de mama y colon», lamentan.

«Nuestro trabajo está a la sombra, es poco visible, pero de él depende la salud poblacional en gran medida», argumentan y aseguran que el incremento salarial que han reclamado «nos toca por derecho y supondría dignificar nuestro salario, que ni de lejos se podría comparar con la misma categoría profesional de la parte asistencial de la Conselleria de Sanidad». Y es que, según explican, un médico interino puede percibir la mitad de salario que el que está en Atención Primaria.

Incluso han acudido al Sindic de Greuges y a la Unidad de Atención Ciudadana del Poder Judicial para exponer su situación de indefensión ante el incumplimiento de la administración de una sentencia que les es favorable, pero sólo depende de la propia Conselleria, quien reconoce que debe pagar, pero que no lo ha hecho aún.

Otro colectivo en lucha

También están reivindicando un salario adecuado a las funciones reales que realizan los auxiliares administrativos de la sanidad. Impulsora de esta demanda ha sido ACFASP, la asociación de la función administrativa en sanidad pública creada en el Departamento Sanitario Xàtiva-Ontinyent.

«Nuestra reivindicación se centra fundamentalmente en que la Conselleria reconozca las funciones de mayor categoría que realizan el 83% de su plantilla administrativa en instituciones sanitarias. Son auxiliares del grupo C2 (el más bajo) que realizan funciones de todo tipo de responsabilidad que incluyen en muchos casos, apertura y seguimiento de expedientes, gestión de camas, facturación, acceso a historiales clínicos», explicó su presidente, Manel Castelló, quien apuntó que al no estar delimitadas las funciones por categoría, como sí ocurre en las categorías de personal sanitario, «la función administrativa sufre una grave discriminación».

Más