Un informe técnico avala la viabilidad de Santa Clara como sede judicial en Xàtiva

B. GONZÁLEZ

La veda se ha alzado y se inicia la campaña electoral. Los candidatos ya conocidos de Xàtiva comienzan a posicionarse y el consenso, al menos en el tripartito, hasta ahora percibido, al menos en asuntos como el de Santa Clara, empieza a rajarse. Todo a raíz de unas declaraciones del candidato de Compromís a la alcaldía en las que ponía en cuestionaba la viabilidad de albergar la sede judicial en los terrenos del exconvento, incluso tras la confirmación que hace unas semanas hacía la propia consellera de Justicia, Gabriela Bravo, de contar con el visto bueno de los técnicos correspondientes.

Desde el consistorio setabense no se ha hecho esperar la respuesta y han hecho público el informe remitido por la subdirección general de Infraestructuras y Mantenimiento de sedes Judiciales de la Conselleria en el que, si bien es cierto que, en un principio, no veía esa viabilidad pero la supeditaba a varios condicionantes que desde el equipo de gobierno recuerdan que se resolvieron antes de la firma de la adquisición del inmueble.

Uno de esos condicionantes era la aprobación del Plan Especial de Protección del BIC del monasterio de la Asunción o Santa Clara, como se le conoce. Además, en dicho Plan se debe establecer la posibilidad de uso administrativo - institucional, «si este no está incluido dentro del uso Oficinas que ya se propone», se aclara en el informe. Los trámites para dicho Plan se iniciaron en marzo de 2011 cuando el entonces propietario, la empresa Ortiz Dieste S.A., firmaba un convenio con el Ayuntamiento, al pretender transformar el edificio monacal en un hotel de lujo. El Plan fue aprobado el noviembre del año pasado por la comisión territorial de Urbanismo de la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas, dictamen que, precisamente, fue recibido por la concejala de Urbanismo, la compañera de Minguet, por entonces, de Compromís, Cristina Suñer.

El otro condicionante era realizar un proyecto de intervención arqueológica con resolución preceptiva de la Conselleria de Cultura, para evaluar la posible demolición de la parte no originaria del convento, es decir, lo que se construyó en los años 50. Según informan desde el consistorio, la excavación se hizo ya en el proyecto presentado para la construcción del hotel y, además, fuentes municipales, añaden que ya existía un proyecto de demolición de esta zona con anterioridad. De hecho, julio de 2018, la Subdirección de Entidades Jurídicas y Recursos Materiales de Justidia, remite planos de la ordenación del Plan general vigente donde se pone de manifiesto que una parte del convento queda fuera de ordenación, siendo necesaria su demolición.