La granizada causa daños de 6,5 millones de euros en los cultivos de cítricos en la comarca

Estado en que quedó un campo tras la granizada. / lp
Estado en que quedó un campo tras la granizada. / lp

La tormenta de granizo del martes ha afectado principalmente a los campos de mandarinas, naranjas y caquis a lo largo de un área de 3.300 hectáreas

SOFÍA SÁNCHEZ XÀTIVA.

El clima no está dando tregua a los agricultores valencianos durante este mes de julio. Si la semana pasada el pedrisco causó un verdadero desastre en la comarca de La Ribera, -que se saldó con cultivos arrasados a lo largo de 15.000 hectáreas- durante la tarde del martes le correspondió a la comarca de la Costera engrosar la lista de zonas afectadas por las inclemencias meteorológicas. Una tormenta de granizo descargó con violencia en diversas áreas comprendidas entre los términos municipales de Montesa, Vallada y Canals. El área ya había sufrido los efectos de otra fuerte granizada a penas dos meses atrás.

El impacto sobre los cultivos ha sido devastador y desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) las pérdidas económicas derivadas de este último episodio de granizo no bajarán de los 6,5 millones de euros, en un cálculo conservador. Esta cantidad podría incrementarse en los próximos días, en función de la evolución de los cultivos afectados.

En una primera estimación realizada por los servicios técnicos de la AVA-ASAJA, se aprecia que al menos 4.000 hectáreas de cultivo han sufrido los desastrosos efectos de la piedra. Los cítricos, sobre todo, los caquis, y también el olivar y el almendro, si bien en menor medida, son los principales damnificados. En concreto, las hectáreas de cítricos que han resultado dañadas se sitúan en torno a las 2.800, mientras que en el caso del caqui la suma de terreno afectado se eleva a unas 500 hectáreas. Almendros y olivares se reparten el resto de esa superficie ya mencionada de unas 4.000 hectáreas que se han visto implicadas en el siniestro.

La piedra llegó a alcanzar en determinadas áreas el tamaño de una pelota de golf, por lo que los niveles de afección sobre los frutos provocados por su impacto son considerables, hasta el punto de que en no pocas explotaciones se da por perdida entre el 80% y el 90% de la cosecha de la futura campaña. En otras zonas, sin embargo, los daños oscilan entre el 30% y el 50% de la producción.

A la vista de la situación, AVA-ASAJA solicita a Agroseguro que agilice al máximo las peritaciones para que los agricultores puedan percibir cuanto antes las indemnizaciones establecidas, al tiempo que reclama a las distintas administraciones -cada una en el ámbito competencial que le corresponda-, que aprueben y pongan en marcha medidas tan necesarias como rebajas de módulos fiscales, exención del IBI rústico, préstamos bonificados y condonación de cuotas a la Seguridad Social.

Por su parte, el Ayuntamiento de Alzira solicitó esta semana que se declarase el municipio como zona catastrófica, tras los importantes daños que dejó en los cultivos de caquis -valorados en 50 millones de euros- y cítricos de la zona.

Visita institucional

Durante la mañana de ayer, el alcalde Diego Gómez visitó junto al regidor de Agricultura la zona afectada por el pedrisco del pasado 1 de julio, que afectó al cien por cien de la cosecha de caquis y a un alto porcentaje de la naranja. Los representantes de la cooperativa Alzicoop además de otros propietarios afectados, también han estado presentes durante el recorrido.

La tormenta afectó a la mayoría de partidas de la huerta de La Ribera, como El Ràfol, El Pla, Cabanyes, San Bernat, El Toro y la totalidad de La Garrofera. Los polígonos 5, 6 y 7 en dirección a Albalat también han sufrido daños.

El alcalde, Diego Gómez, también ha pedido entrevistarse con el Delegado de Gobierno, Juan Carlos Fulgencio. «Alzira, Guadassuar, Algemesí, Alginet y Albalat han sido los pueblos de La Ribera que han sufrido de manera más extrema el pedrisco, por eso queremos entrevistarnos con la Delegación de Gobierno tan pronto como sea posible y pedir que visiten la zona », ha pedido el alcalde Diego Gómez.

Salvador Montañana, alcalde de Guadassuar, y Diego Gómez ya han consensuado la necesidad de reunirse con el Delegado de Gobierno y el Consorcio de la Ribera sería el organismo encargado de realizar los trámites para esta reunión.

Por otra parte, el regidor de agricultura en Alzira, Pep Carreres, también ha manifestado su preocupación por la situación de los cultivos. «La situación es grave y queremos trasladar la necesidad de que se tomen medidas para solucionarlo de cara al inicio de la próxima campaña», ha declarado Carreres.

Desde el Partido Popular de Alzira se ha insistido a la Delegación de Gobierno que se tengan en cuenta las peticiones de zona catastrófica solicitadas en la comarca de La Ribera, ya que las rentas de los agricultores se van a ver gravemente afectadas, así como los municipios cuyos ingresos dependen, en gran parte, de los cultivos agrícolas.

Por otra parte, el Ayuntamiento se ha dirigido a la CHJ para que retire los árboles y las ramas que han afectado a campos de cultivo cercanos a ríos y barrancos.

Fotos

Vídeos