El Gobierno anuncia un aumento de la dotación de la Guardia Civil en Ontinyent

Un instante de la reunión por cuestiones de seguridad. / lp
Un instante de la reunión por cuestiones de seguridad. / lp

El subdelegado confirma el incremento para atender las necesidades del diseminado como habían solicitado los vecinos afectados

MANUEL GARCÍA ONTINYENT.

El subdelegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, José Roberto González Cachorro, confirmó a la Junta de Seguridad de Ontinyent que va a gestionar con el Ministerio de Política Territorial y Función Pública un aumento de los efectivos de la Guardia Civil en el diseminado del término municipal de Ontinyent para atender a las necesidades manifestadas tanto por los vecinos como por el propio Ayuntamiento de la ciudad.

Así lo confirmaba en el transcurso de una reunión que presidía junto al alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, y a la que asistían representantes de diferentes asociaciones del diseminado, así como del Consejo Vecinal y las fuerzas y cuerpos de seguridad, para tratar la problemática de los robos en el término municipal.

En el encuentro con el responsable de la Delegación del Gobierno, representantes de la Asociación de Vecinos de Loma de Santa Ana y Moltó entregaban un escrito al subdelegado en el que mostraban su malestar ante los robos que se han registrado en el último año y medio y le solicitaban que se tomaran medidas concretas para resolver la situación, como representante del Ministerio del Interior, que es quien tiene las competencias en materia de seguridad.

Los vecinos mostraron su malestar por los robos que han tenido lugar en la zona

Asimismo, reclamaban un cambio en la legislación actual con respecto a los autores de este tipo de hechos, «ya que si se detienen a los ladrones, a los pocos días están en libertad en las calles para robar de nuevo». De este modo, piden algo más de dureza para que las sanciones o penas que les impongan sean coercitivas y eviten que otras personas se decidan a actuar de la misma manera.

En la reunión, y después de que los representantes municipales y de la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Autonómica y Policía Local explicaran la labor que se ha venido haciendo en los últimos meses con respecta a diferentes cuestiones de seguridad, se acordaba la puesta en marcha de un paquete de medidas que incluye, como la más llamativa, el referido refuerzo a la dotación de efectivos de la Guardia Civil, pero también otras acciones para poder atender las necesidades de los vecinos en materia de seguridad en el término.

Así, el subdelegado de Gobierno se comprometía también con los vecinos afectados a estudiar la autorización de un refuerzo de seguridad privada, así como dar orden de potenciar la colaboración entre los cuerpos y fuerzas de seguridad para atender esta problemática, mientras se gestiona el reclamado cambio a la zonificación del término.

En este sentido, desde el Ayuntamiento se anunciaba que va a crearse una patrulla específica de Policía Local para reforzar la vigilancia en el diseminado; así como la puesta en marcha del sistema de cámaras en los accesos del casco urbano en el que se ha venido trabajando para poder luchar con más efectividad contra este tipo de acciones delictivas. Finalmente, se acordaba la realización de un estudio de mejora del alumbrado en la zona del diseminado basándose en una propuesta de actuación elaborada por el vecindario, y donde se expondrán qué puntos consideran esencial reforzar.

Por lo que respecta a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, desde el Consistorio recordaron que la Policía Nacional también se ha involucrado en este tipo de medidas para atender las quejas vecinales. De este modo, desde el pasado verano hay un total de doce nuevos agentes en prácticas que se suman a los 56 con que cuenta la plantilla regularmente, por lo que son 68 con los que cuenta la ciudad.