La Font de la Figuera contrata las obras del Centro de Día pese al proceso judicial abierto

Un instante del acto de la firma que tuvo lugar ayer. / lp
Un instante del acto de la firma que tuvo lugar ayer. / lp

Los trabajos se iniciarán en tres semanas y desde el consistorio esperan que el PP no solicite la ejecución provisional que paralice la actuación

BELÉN GONZÁLEZ

El Ayuntamiento de la Font de la Figuera ha adjudicado las obras del Centro de Día a la empresa Víctor Tormo S.L., continuando de esta forma con el proceso, a pesar de que aún está abierto el proceso judicial por el recurso interpuesto por el consistorio contra la sentencia juzgado de lo contencioso nº 6 de Valencia declarando nulo el acuerdo de la adquisición de la parcela donde se construirá el complejo asistencial.

Cabe recordar, que la actuación se sacaba a licitación a principios del pasado mes de enero, tras la ratificación por parte de la Diputación de Valencia de que se había resuelto la concesión de la subvención para la financiación de las obras del edificio, en concreto, la cantidad de 1.190.570, 40 euros, el 90% de la subvención destinada por la institución provincial para esta actuación. Fue entonces cuando el equipo de gobierno local aprobaba el expediente de contratación de obras, por la cantidad de 1.181.121, 44 euros.

La formalización de la firma del contrato de obras tenía lugar en el día de ayer con la presencia de todos los miembros del gobierno municipal que afirman sentirse «ilusionados con este nuevo paso de este gran proyecto de la legislatura que finaliza en unos meses».

El alcalde, Vicent Muñoz, explica que las obras se iniciarán en unas tres semanas y el plazo de ejecución finaliza el 21 de octubre y asegura que «seguiremos trabajando con paso firme y decidido para que la Font de la Figuera tenga Centro de Día a finales de 2019, afrontando los posibles contratiempos que puedan venir y anteponiendo siempre el interés general».

Esta manifestación la realiza Muñoz ante la incertidumbre de que el Partido Popular, quien recurriera el acuerdo de compra de solar ante el contencioso administrativo, no opte, finalmente, por solicitar la ejecución provisional de la sentencia mientras se dirime en el Tribunal Superior de Justicia el recurso contra la anulación del acuerdo de compra del solar. «En caso de que lo decidan supondrían un grave perjuicio para el interés público, pero estudiaríamos la manera jurídica de poder impedir dicha ejecución», ha manifestado Muñoz.

El primer edil de La Font, quien podría enfrentarse por ese asunto a una causa penal, dado que el juez de lo contencioso administrativo remitió los autos a los juzgados de instrucción de Ontinyent para que se «proceda a depurar las responsabilidades penales que puedan derivarse» de los hechos, considera que la incertidumbre que el PP está creando sobre si pedirán o no la ejecución se debe a una «estrategia política», pero insistiendo en lo que podría suponer para el municipio, con la paralización de la obra e incluso la pérdida de la financiación.

Ya, la portavoz del PP, Mª José Penadés, en declaraciones a LAS PROVINCIAS, advertía de que si La Font de la Figuera no tenía Centro de Día, como quería hacer creer el alcalde a los ciudadanos, no era por la denuncia del Partido Popular y le instaba a buscar un terreno alternativo, «por lo que pueda pasar, porque el dinero de Diputación n o está ligado a ese solar en concreto, por lo que el Centro podría hacerse en otro lugar» sin tener que estar pendiente de los procesos judiciales, los cuales, recordaba, les ha dado la razón en lo que denunciaba.

Penadés recalcaba que su grupo municipal «sí que queremos un Centro de Día para la Font de la Figuera, pero respetando la legalidad».

Un centro sostenible

El proyecto que se ejecutará será la propuesta 'Solsticis i Equinoccis', la cual hace unos meses consiguió la mayor puntuación entre las nueve propuestas presentadas. El proyecto que dará forma la empresa Víctor Tormo S.L., contempla un edificio que albergará 40 plazas y que está pensado desde la eficiencia energética y favorecerá la reducción del consumo energético, la entrada de luz y el flujo de personas, consiguiendo que la zona de edificio destinada al usuario esté toda en la misma planta, por lo que se eliminarán las barreras arquitectónicas y se permitirá la flexibilidad de las estancias.

Desde el consistorio insiste en que el lugar donde estará ubicado es el más adecuado, puesto que permitirá a los residentes contar con espacios verdes y vistas al Capurutxo, el campanario y la ermita de Santa Bárbara.