Los festeros de Ontinyent llevan a las instituciones el problema con la pólvora

Reunión con los representantes de las adminsitraciones. / lp
Reunión con los representantes de las adminsitraciones. / lp

Solicitan que se aumente la cantidad que se puede almacenar y que los participantes la puedan tener en casa para evitar grandes volúmenes

ENRIC ORTIZALZIRA.

Las fiestas de Moros y Cristianos se celebran a finales de agosto en Ontinyent. Pero, a menos de un mes, los festeros están preocupados por las dificultades que tienen en el uso y almacenaje de la pólvora debido a la entrada en vigor a partir de este año de la Instrucción Técnica Complementaria número 26, una norma que regula el uso de explosivos en manifestaciones festivas con armas de fuego.

Por este motivo el presidente de la Societat de Festers del Santíssim Crist de l'Agonia d'Ontinyent y su vicepresidente tuvieron una reunión con Felipe Carrasco, diputado autonómico de les Corts y Joan Sanchis, diputado de la Vall d'Albaida en la Diputació de València, para demandar posibles soluciones a su situación.

La Societat de Festers considera insuficiente la cantidad de pólvora que se les deja almacenar y por ello quiere que se les deje aumentar esta de forma «mayor pero razonable».

Además, demanda que sean los participantes activos en la fiesta quien la puedan almacenar durante un periodo máximo de tres días antes de la celebración de los actos. Y es que la Instrucción Técnica vigente establece en dos días antes de la fiesta para tener la pólvora si son menos de 500 participantes y cuatro en el caso de ser más.

También se ha solicitado que se les permita repartir la pólvora en los domicilios particulares de los participantes «para evitar la acumulación de una gran cantidad de este material en un único lugar», que podría ser peligrosa.

Finalmente se ha hecho una última petición al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para que establezca unas mejores condiciones para las empresas de venta de pólvora que permita que hayan más empresas dedicadas al negocio y que los precios sean los «deseables en un régimen de competencia abierta y ordenada».

El Ayuntamiento de Ontinyent ya se mostró de acuerdo con estas peticiones en una moción por considerar el disparado de trabucs una tradición que «habría de ser protegida».

Por otra parte, los festeros de Ontinyent y el Ayuntamiento han colaborado para sumar las comparsas de Moros y Cristianos a la lucha contra las agresiones sexistas durante las fiestas del municipio con la campaña 'Respecta'm'.

Esta colaboración activará durante las fiestas de Moros y Cristianos la aplicación del conocido como «protocolo de barras», que es específico para el ámbito de ocio y fiestas. Para el buen funcionamiento de esta acción, las comparsas que participan en la fiesta recibirán durante el mes de agosto la visita de agentes de promoción de la igualdad que les explicarán cómo funciona el protocolo.