Educación promete que el nuevo Severí Torres estará listo en el primer semestre de 2020

Un instante de la visita que el conseller Marzà efectuó ayer a las obras del nuevo Severí Torres. / enric ortiz
Un instante de la visita que el conseller Marzà efectuó ayer a las obras del nuevo Severí Torres. / enric ortiz

La comunidad educativa del colegio de Villanueva de Castellón recibe la visita del conseller Marzà, quien destaca la inversión de 4,6 millones

ENRIC ORTIZVVA. DE CASTELLÓN.

El conseller de Educación y Deporte, Vicent Marzà, visitó ayer las obras del CEIP Severí Torres de Villanueva de Castellón, que quedarán finalizadas para el primer semestre de 2020. Lo hizo junto a Òscar Noguera, el alcalde de la localidad, parte de la corporación municipal y representantes del AMPA del municipio, entre los que había algunos profesores del centro, que en el curso que viene comenzará sus clases en el edificio antiguo todavía.

Esta reforma, demandada durante más de 25 años por instituciones como el AMPA, conseguirá situar la oferta de plazas en un total 525 alumnos en el colegio. La iniciativa supondrá una inversión por parte de la Generalitat de 4,6 millones de euros e incluye la construcción de 8 unidades de Educación Infantil en la primera planta con un patio propio cada una, 15 de Primaria en el segundo piso, un comedor para 250 alumnos en dos turnos en la primera planta y un gimnasio.

Tras visitar el ayuntamiento, la comitiva se dirigió hacia las obras del que será el nuevo CEIP Severí Torres, y donde les esperaban los representantes del AMPA.

Una obra que el representante de la empresa adjudicataria ha explicado que se está realizando de acuerdo con las prioridades más inmediatas. La más urgente es la «entrada de bomberos» que es la comunicación entre la parte de la escuela que se utiliza actualmente fuera del recinto en obras y otro edificio que también se utiliza para la enseñanza dentro de la parcela en obras. Además, también explicó que se ha dejado una parte con terrazas en el segundo piso en la cual de ser necesario se podría hacer una ampliación de aulas.

La intención con esta infraestructura es, de acuerdo con Marzà, que «el alumnado del Severí Torres tenga, por fin, las aulas dignas que se merecen» y conseguir además que «sea el último año en el que los alumnos del centro estén en diferentes edificios separados por una ronda de circulación de vehículos», algo que, añadió, «tenía ganas de ver cumplido» y de lo que se alegra «se hayan cumplido los tiempos previstos» y «haya habido una gran colaboración con Ayuntamiento y adjudicatario».

El alcalde destacó que estaba muy contento por la visita, «porque significa que la obra va en marcha, pese a que su comienzo fue complicado por culpa de la herencia política». Con el fin de adelantarla explicó además que el consistorio decidió comprar un terreno al lado de las obras y agregó que esperan que el colegio «esté a punto para Semana Santa del año que viene».

Aunque la obra del Severí Torres ya está más que en marcha ha sido una obra que se ha demorado en el tiempo. Las obras de este centro fueron licitadas por gobiernos anteriores al del Botànic en dos ocasiones, pero nunca adjudicadas. La primera vez fue en 2010, aunque caducó a los seis meses por falta de financiación, otra fue en 2015, dos meses antes de las autonómicas de ese año.

Más tarde, el primer Gobierno del Botànic la adjudicó en abril de 2016, aunque no llegó a completar la obra, ya que la empresa adjudicataria la bloqueó dos meses después de comenzar los trabajos, con tan solo un 2% del proyecto realizado. Esta cancelación fue llevada a cabo por la Conselleria de Educación ante la política de tolerancia cero ante sobrecostes injustificados, al considerar inasumibles las exigencias económicas del adjudicatario. Tras ello desde la Conselleria tuvieron que volver a licitar y adjudicar la obra, operación que se completó el mes de noviembre del año pasado.

Además de la reforma integral del CEIP Severí Torres, la Conselleria de Educación, a través del plan Edificant, también trabaja en mejoras de las aulas como la inversión de 1,5 millones prevista en el IES Vicent Gandia para mejorar la accesibilidad. Una actuación que consistirá en la instalación de un ascensor en el centro y la sustitución de las maderas exteriores y cristales de estas, así como las pistas deportivas y la valla del centro.

Estas obras no se tratan de las únicas que la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte realiza en el pueblo. Además de este colegio la Conselleria ha aportado 100.000 euros a la mejora y modernización del trinquet con 350.000 euros.

Esta reforma realizada en el trinquet se reabrió con la celebración de dos partidas de raspall femenino y masculino en el contexto de las Fiestas Mayores de Moros y Cristianos. La partida femenina enfrentó a Aida y Noelia contra Ana y Myriam, y la masculina, Moltó y Sanchis contra Marrahí y Seve. A ambas partidas acudieron tanto el conseller Vicent Marzà como el director general de Deporte, Josep Miquel Moya.

Sobre esta actuación Marzà expresó que es «importantísima la colaboración entre instituciones para favorecer mejores servicios para la ciudadanía», para él «el trinquet de Castellón es un buen ejemplo» ya que «gracias a las inversiones llevadas a cabo desde Ayuntamiento, Diputación y la Conselleria el trinquet es de titularidad municipal».