El edil de Cultura de Algemesí espera que las mujeres salgan de tornejants en septiembre

Danza dels tornejants, una de las más peculiares de la fiesta de Algemesí. / lp
Danza dels tornejants, una de las más peculiares de la fiesta de Algemesí. / lp

Pere Blanco recuerda que el colectivo femenino se ha ido integrando poco a poco en todos los bailes y confía en anunciar en breve la incorporación

MANUEL GARCÍAALGEMESÍ.

«Querríamos que la mujer saliera en el baile dels tornejants este mismo año. Para ello estamos trabajando». Pere Blanco, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Algemesí, ha querido valorar la controversia generada tras la dimisión de Juanfran Felici, anterior 'mestre' dels tornejants ante las dificultades halladas en los últimos años para que las mujeres puedan interpretar también esta ancestral danza como ocurre en otras localidades cercanas como l'Alcúdia.

Cabe recordar que hasta el momento han sido los propios componentes del grupo de tornejants, 14 personas y algunas más que les acompañan con el tambor, quienes votaban sobre la incorporación de un nuevo miembro.

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, Blanco insistió en que desde el Patronato que gestiona la fiesta algemesinense, una de las más reconocidas a nivel autonómico y nacional, apuestan por la integración de la mujer. La última pieza de este puzle sería la incorporación de las féminas a la danza dels tornejants, una de las más espectaculares de las que se contemplan en los primeros días del mes de septiembre, cuando se celebran las fiestas dedicadas a la Mare de Déu de la Salut. De entre los diferentes actos destaca por su colorido y por la asistencia de vecinos, visitantes y autoridades, la Processoneta del Matí, que ofrece como uno de los ingredientes principales a quienes ofrecen este espectacular baile.

Aunque el edil también pidió «discreción» y cierta tranquilidad para que las conversaciones de las próximas jornadas se desarrollen en un clima de tranquilidad y puedan derivar en la noticia que desea anunciar: que la presencia de la mujer en este baile será un hecho a partir de ahora.

Pere Blanco insistió en que no debe haber ningún problema en la incorporación de la mujer a este baile, como ha ocurrido con otros muchos y donde, además, el hecho de que vayan con el cuerpo prácticamente cubierto en su totalidad también dificulta saber si quien está danzando es un hombre o una mujer.

Asimismo, todas las partes están de acuerdo en que hay mujeres que llevan varios años de ensayos y podrían poner en escena el baile sin problemas. Un sector de la localidad aboga por que sea este mismo mes de septiembre cuando la mujer rompa este nuevo techo de cristal y participe en la danza.

El anuncio de la renuncia de Felici ha servido para poner en primer plano el debate sobre la presencia de la mujer en este baile. El mestre dimisionario insistió en que no se encontraba cómodo defendiendo los resultados de determinadas votaciones y por ello optaba por una decisión que, ahora se está viendo, ha generado el efecto de que se hable de este tema y se genere presión para que la mujer pueda ser parte activa en este baile.

Y es que la festividad de la Mare de Déu de la Salut es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco desde el 28 de noviembre de 2011, con lo que ha adquirido una dimensión que la ha hecho ya universal con miles de personas que acuden hasta la ciudad durante la primera semana de septiembre para disfrutar de las diferentes actividades programadas.

La dimisión de Felici por las dificultades a la hora de gestionar la entrada de la mujer en el baile ha comenzado a generar, en un principio de manera modesta, algún indicio de organización para protestar contra esta situación que se considera discriminatoria.

Por el momento, algunos mensajes lanzados hablan de iniciar una protesta que podría incluir también algún tipo de acto reivindicativo el día 8 de septiembre, el más importante de la fiesta. Entre las opciones que se han puesto sobre la mesa por parte de varias personas es dar la espalda al baile por parte de los espectadores e incluso que las mujeres no participaran en el acto, con lo que éste perdería buena parte de su importancia. De todos modos, fuentes cercanas al mundo festivo local consideran que este tipo de acciones harían más daño a la celebración y apuestan por que el diálogo pueda resolver la situación en los dos meses que quedan hasta la celebración de las fiestas.

Más