La Diputación se interesa en el proyecto de Càrcer para llenar el pueblo de árboles

R. A.

El presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, se reunió con una delegación del Ayuntamiento de Càrcer, encabezado por su alcalde, Josep Botella, para conocer todas las claves del proyecto que pretende ampliar la presencia del arbolado en el casco urbano para poder combatir el cambio climático y ofrecer una mayor calidad de vida al vecindario. Gaspar trasladó la complicidad de la diputación con el proyecto y la voluntad de formar parte de él, buscando vías de financiación para hacerlo posible. La población alcanza valores extremadamente altos en junio, julio, agosto y septiembre (superando los 33.2 grados centígrados).

Para suavizar esos registros térmicos tan alarmantes, Càrcer propone una reinterpretación del paisaje: llenar el municipio de árboles.A través de un estudio elaborado por la empresa Babilonia Zonas Verdes SL y financiado por la Diputació de València, el consistorio liderado por Josep Botella busca dar una respuesta a quienes ven factible fomentar la biodiversidad en un ámbito hasta ahora monopolizado por el asfalto y el ladrillo. La clave está en repensar la población y reconquistar el espacio público a través de la jardinería. También se expone una transformación del espacio público y de la movilidad no motorizada.