Desmantelados varios puntos de venta de droga

La cocaína incautada en el registro. / lp
La cocaína incautada en el registro. / lp

Dos detenidos por la Guardia Civil de Carcaixent por un presunto delito contra la salud pública y defraudación de luz

REDACCIÓN ALZIRA.

La Guardia Civil de Carcaixent ha desmantelado varios puntos de venta de droga al por menor en la comarca de la Ribera Alta, en el marco de la operación denominada 'Soroyeta II'.

En la operación han sido detenidas dos personas, un varón, de 46 años y una mujer, de 29 años, por su implicados en un delito contra la salud pública por tráfico de drogas y cultivo, a los que se añaden varios otros delitos de defraudación del fluido eléctrico, según explica el cuerpo armado en un comunicado.

La operación ha tenido lugar concretamente en dos viviendas de la localidad de Carcaixent y una en Benismuslem, donde los agentes, en el registro realizado, localizaron un cultivo de marihuana 'Indoor', junto con el material necesario para su crecimiento. En total, a los ahora detenidos les hallaron un total de 150 plantas de marihuana que se encontraban en diferentes fases de crecimiento. Además, encontraron otro clase de estupefacientes, en concreto diversa cantidad de cocaína que estaba ya lista para su distribución al por menor, así como varias básculas de precisión y material para su corte y adulteración.

Según explica la Benemérita, las investigaciones enmarcadas en esta operación se iniciaron por parte de los agentes de Carcaixent en los primeros días del mes de marzo, cuando tuvieron conocimiento de que se podía estar vendiendo al 'menudeo' sustancias estupefacientes como consecuencia de la eminente celebración de las fiestas falleras.

Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de 1º Instancia e Instrucción número 5 de Alzira.

Cabe recordar que el pasado mes de febrero también se llevó a cabo, en una actuación conjunta entre Guardia Civil y Policía Nacional, el desmantelamiento de un laboratorio subterráneo de cocaína hallado en las instalaciones de un antiguo criadero de champiñones en la localidad de Llombai.

En esta operación, que conllevó nueve meses de investigación por parte de los agentes, fueron detenidos siete presuntos miembros del grupo delictivo, entre ellos el cabecilla de la banda.

Según las investigaciones, la banda desarticulada mezclaba la cocaína con carbón vegetal para evitar que los agentes aduaneros detectaran la droga, y luego la extraían en el laboratorio de Llombai.