Los delitos contra la libertad sexual en Alzira aumentan un 700% en el primer semestre

Un tiroteo en l'Alquerieta ha sido el suceso más grave que se ha producido en el primer semestre en Alzira. / f. a. c.
Un tiroteo en l'Alquerieta ha sido el suceso más grave que se ha producido en el primer semestre en Alzira. / f. a. c.

Se han producido ocho abusos de este tipo de enero a junio en la ciudad mientras que los robos con fuerza en viviendas se han reducido

A. TALAVERAALZIRA.

Datos dispares se desprenden de los indicadores de seguridad del Ministerio del Interior sobre Alzira que se han hecho públicos recientemente. El dato más llamativo ha sido el importante aumento de los delitos contra la libertad sexual. En el primer semestre de 2019 la policía ha tenido constancia de 8 delitos de este tipo lo que supone un incremente del 700% respecto al año anterior cuando solamente se denunció una de estas agresiones.

En esta estadística se diferencia entre agresiones sexuales con penetración, de este tipo no ha habido ninguna, y resto de delitos contra la libertad sexual que es donde se ha visto el aumento, concretamente han sido cuatro en los últimos tres meses. Una situación que va en la línea general del país donde cada vez son más los casos y denuncias por este tipo de agresiones contra las mujeres.

También se han incrementado este año los robos con violencia e intimidación en la ciudad de Alzira en un 40%, pasando de 15 a 21. Un aumento que ya se había constatado en los tres primeros meses y que ha seguido creciendo de forma proporcional.

En estos últimos tres meses, la ciudad también ha registrado dos asesinatos en grado de tentativa ya que se produjo un tiroteo en junio en el barrio de l'Alquerieta tras una pelea que acabó con dos mujeres heridas.

La parte positiva que se desprende de esta estadística es que se han reducido los robos con fuerza en domicilios y otros establecimientos. Durante los seis primeros meses de 2019 han bajado casi a la mitad, un 48,7%, los robos en viviendas particulares. En el mismo periodo de 2018 se registraron 115 delitos de este tipo y en esta ocasión han sido 59. También descienden los robos en comercios y naves en un 42,4% pasando de 132 en 2018 a 76 en la actualidad. Las sustracciones en casas y establecimientos en 2019 están sufriendo una rebaja considerable en la ciudad.

También se han reducido los hurtos y las sustracciones de vehículos en Alzira. En concreto, los hurtos han bajado un 25% de 305 a 226. En general, en Alzira han disminuido las infracciones penales en el primer semestre respecto a 2018 un 5,4% pasando de 1.013 a 958.

Ontinyent

Diferentes son los datos estadísticos de criminalidad que se han dado en Ontinyent en este 2019. En su caso, no se ha registrado ningún delito contra la libertad sexual en este inicio de año cuando en el mismo periodo de 2018 se denunciaron nueve casos, uno de ellos una agresión con penetración.

Sin embargo, en la parte negativa de estos indicadores está el aumento de los robos con fuerza en domicilio en un 6,3%. Una cifra de robos que pese al incremento general, en el último trimestre ha sido menor ya que de enero a marzo de 2019 esta subida en robos en casas se cifraba en un 26%. En este sentido, representantes vecinales de esta zona han señalado que éste ha sido «el verano más tranquilo en muchos años».

Sin embargo, la problemática de los robos en casas del diseminado sigue siendo uno de los principales problemas de la seguridad de la ciudad que intenta reforzar la vigilancia para reducir estos números. Este tipo de delitos se ponen encima de la mesa en cada junta de seguridad que se celebra en la capital de la Vall d'Albaida para intentar poner más medios y acabar con esta problemática.

En los últimos años se han puesto en funcionamiento nuevos elementos de vigilancia como drones municipales (funcionan desde junio) o el sistema de cámaras instaladas a principios de año y que van a ir ampliándose. También se ha aumentado la vigilancia por parte de los agentes de la Policía Local con la colaboración de Guardia Civil y Policía Nacional. Una vigilancia que ha dado sus frutos y que se ha notado durante las fiestas celebradas en agosto, momentos críticos porque la gente no está en sus casas, y solo se dieron tres intentos de robo frustrados (dos en el diseminado y uno en el casco urbano).

El resto de delitos que se indican en la estadística del Ministerio del Interior en Ontinyent se mantienen en cifras bastante bajas. De hecho, el Ministerio ha situado a Ontinyent como la ciudad de más de 30.000 habitantes con menos delitos de la Comunitat Valenciana.

Destaca que en este año se han tenido constancia de cuatro casos de tráfico de drogas mientras que el año pasado no se registró ninguno. Pero por otra parte, no ha habido ninguna sustracción de vehículos cuando en 2018 fueron tres.

Con esta estadística de criminalidad se desprende que en la capital de la Vall d'Albaida han aumentado un 4,5% las infracciones penales en le primer semestre del año.

Estas estadísticas sirven para tener una visión global de la criminalidad en las ciudades más grandes y poder incidir en los aspectos más relevantes y que generan mayor inseguridad en la población.