Cullera impulsa el comedor social durante el periodo estival

REDACCIÓNALZIRA.

Alimentación y ocio garantizados en Cullera durante el verano para los menores de familias sin recursos. El Ayuntamiento de la localidad costera ofrece durante los meses de julio y agosto el servicio de comedor social que en julio se complementa con actividades lúdicas y educativas. Es el quinto año consecutivo que se aplica esta medida de rescate de personas por parte de la concejalía de Servicios Sociales, dirigida por Francesca Ortiz. La responsable de área social visitó el lunes el comedor durante el inicio del servicio, que en los últimos años ha empezado a cambiar su filosofía de funcionamiento.

«Mientras que los primeros años de gobierno fue un salvavidas de urgencia para muchas familias que sufrían las consecuencias de la desigualdad social y que no tenían cómo llenar la nevera, ahora se le da un enfoque de ocio veraniego para niños que participan en nuestros programas sociales», explicó.

Ortiz señaló que las familias ya no experimentan problemas para acceder a la alimentación porque cuentan con estas necesidades cubiertas, bien porque tienen algún trabajo o bien porque reciben ayudas sociales del consistorio.

Desde la implantación del servicio, se ha detectado una reducción de la pobreza en el municipio aunque siguen existiendo personas que necesitan de otros programas de ayuda más relacionados con la integración o la exclusión social por lo que el comedor social complementa esa oferta de actividades veraniegas.

La afluencia en julio es mayor y en agosto muchos de los usuarios suelen marcharse de vacaciones con los familiares por lo que se reduce el número de menores que asisten.

El comedor social y las actividades de ocio de verano son solo uno de los numerosos programas que se desarrollan en materia de políticas para las personas. Así, se han impulsado ayudas de emergencia social y contra la pobreza energética, se han eliminado las colas del hambre que se montaban en Servicios Sociales para recibir alimentación y ahora se proporcionan vales para que adquieran directamente los productos en las tiendas y además se pagan alquileres y otras necesidades básicas.