Cullera creará 850 nuevas plazas de aparcamiento gratis y reordenará el tráfico

El alcalde, Jordi Mayor, en la presentación del Plan APARCA. / LP
El alcalde, Jordi Mayor, en la presentación del Plan APARCA. / LP

El Consistorio presenta el Plan APARCA con el que se amplía el número de estacionamientos en cinco zonas distintas del casco urbano

BELÉN GONZÁLEZ CULLERA.

El Ayuntamiento de Cullera ha presentado el Plan 'APARCA' (Ampliació de l'Aparcament a Cullera) con el que pretende abordar el histórico problema de aparcamiento que sufren vecinos y visitantes en la ciudad costera.

El Plan contempla la creación de un total de 850 plazas de estacionamiento gratuito en cinco zonas distintas del casco urbano.

Para ello, el consistorio pretende aprovechar espacios urbanos existentes a fin de «absorber la demanda en una ciudad que, debido a sus características orográficas y a la falta de planificación en el pasado, presenta un destacable déficit de plazas», según ha indicado el alcalde, Jordi Mayor, en el presentación.

En la zona centro es donde más plazas se crearán, un total de 315, al presentar la mayor carenciaEl plan busca también un cambio en el hábito de movilidad de los ciudadanos

El planteamiento previsto es la reordenación del tráfico en diversas calles, en paralelo a la construcción del carril bici entre Renfe y la playa, con el fin de ganar espacio para el estacionamiento. Además, se ampliarán parkings ya existentes y se crearán otros nuevos en solares en desuso. «El nuevo carril bici no solo no quitará puestos para aparcar, sino que ayudará a crear nuevos», ha dejado claro Mayor.

Con el Plan APARCA se verán beneficiados la mayoría de los barrios de la ciudad, siendo la zona en la que se crearán más las plazas la del centro, debido a que es la que registra una mayor carencia, con 315 nuevas. Esto será posible gracias a la apertura de un nuevo aparcamiento junto al IES Llopis Marí, con 215 plazas, que se ubicarán en un solar cedido por la Conselleria de Educación, junto con la ampliación del ya existente en el Prado, que contará, por su parte, con 100 espacios más. La intención, además, es que estos espacios se asfalten ya que actualmente son de tierra.

Al mismo tiempo, se lleva a cabo la remodelación del Pont de Pedra, para hacerlo más «atractivo y transitable» y quien quiera acceder al centro podrá tener plazas gratuitas con tan solo cruzar el río, según ha manifestado el primer edil cullerense. «Es la única solución viable hoy por hoy», ha hecho hincapié.

Por otra parte, la zona turística de San Antonio ve incrementado el aparcamiento en 200 plazas con el ensanchamiento del parking Enrique Chulio, gratuito durante todo el año, excepto en los meses de invierno.

En el Raval de Sant Agustí se ganan 110 nuevas plazas. Para ello, se amplía el aparcamiento que limita con la sede del club de Halterofilia y, según ha explicado Jordi Mayor, se está en negociaciones para la cesión de un solar de la Sareb.

Además, la calle Sueca, antigua carretera, pasa a ser solamente de salida, incorpora el carril bici y gana otro para el estacionamiento. A estas actuaciones, se suma la habilitación de un pequeño solar junto al Pont Ferro.

Otra de las grandes transformaciones viarias se producirá en la Diagonal del País Valencià. El histórico eje de comunicación con la playa pasa a tener un carácter secundario ya que lo que se pretende es que se utilice para los desplazamientos de los vecinos y que los vehículos que no vayan al centro se muevan por las rondas más rápidas. Así, la Diagonal pasará a tener un solo carril en cada sentido, incorpora el de bicis y gana otro para estacionar.

El alcalde ha dejado claro que los cambios no supondrán una ralentización en el tráfico porque ya en la actualidad no se usan dos carriles a la vez y se han efectuado varias pruebas en momentos de alta densidad de tráfico, como en el festival Medusa, las Fallas o las Fiestas Mayores, que demuestran que la vía está preparada para absorber la circulación con un carril en cada sentido.

En este barrio, la avenida Joan Fuster pierde un carril en cada sentido, dado que ahora cuenta con tres que no se usan en su totalidad, pasa a poder estacionarse en dos de ellos.

Todos los cambios están avalados por los correspondientes informes policiales, ha sostenido el alcalde.

Finalmente, en el Racó ya se ha llevado a cabo otra reordenación del tráfico y el aparcamiento en la zona de las avenidas Joanot Martorell, Racó y adyacentes, ganando 80 nuevas plazas y en un futuro se implementarán nuevas acciones que permitirán incrementar esa cifra.

En relación a la reurbanización de la calle del Riu, Mayor ha defendido que no se perderán plazas de aparcamiento porque, aunque habrá cambios en la fisonomía de la calle y se sumarán los de las calles València y Cervantes.

El Pla APARCA busca además un cambio de hábitos en la movilidad. Se quiere fomentar los desplazamientos más rápidos y sostenibles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos