Cullera contrata a una empresa externa para iniciar cuanto antes la limpieza de sus playas

La limpieza de las playas de Cullera se inició en la mañana de ayer. / lp
La limpieza de las playas de Cullera se inició en la mañana de ayer. / lp

El Ayuntamiento reconoce que no puede hacer frente por sus propios medios a la retirada de cañas y animales muertos

ALICIA TALAVERACULLERA.

El Ayuntamiento de Cullera inició en la mañana de ayer las labores de limpieza de las playas del sur del municipio afectadas por la gota fría que hace poco menos de dos semanas descargó sobre la Comunitat Valenciana causando estragos.

El consistorio ha tenido que recurrir a una empresa externa para poder retirar las toneladas de cañas, residuos y algunos animales muertos que se acumulan entre el Marenyet y el Brosquil. Lo ha hecho, según reconocieron fuentes municipales, ante la imposibilidad de hacer frente a esta catástrofe natural con sus propios medios.

«Hemos tenido que externalizarlo porque la magnitud del desastre es tal que no podemos abordar estos trabajos con nuestros recursos humanos y técnicos. Es imposible», remarcó el concejal de Playas, Salva Tortajada.

El edil señaló que el consistorio ha actuado «en un tiempo récord» debido a que «a estas alturas del año los presupuestos están ejecutados en su mayor parte y además hay que tener en cuenta que hemos debido abrir un proceso de contratación con los consiguientes plazos legales que ello supone».

Los trabajos se han iniciado en la playa de l'Illa y se alargarán durante algún tiempo porque son alrededor de seis los kilómetros de costa que deben limpiarse. «Calculamos que todas las playas del sur no estarán limpias en su totalidad antes de varias semanas. Son muchos los camiones que se deben sacar en un proceso de retirada que se ha programado respetando la arena para no perjudicar a la línea de costa», explicó.

Cullera ya dio comienzo a la retirada de cañas la semana pasada en las playas de la bahía que se vieron afectadas en menor medida. «En el caso de las playas urbanas, el mar escupió menos cañas, lo que nos permitió afrontar esta tarea con nuestros propios recursos», indicó Tortajada.

El concejal delegado de Playas supervisó en primera persona durante el mediodía de ayer las labores de retirada y reiteró el «malestar» del consistorio con la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) «porque de momento ni nos han contestado a la petición de reunirnos para tratar de buscar una solución conjunta» a un problema que ya se ha dado en otras ocasiones.

Por el contrario, Salva Tortajada agradeció la predisposición de la Demarcación de Costas y de la Diputación de Valencia así como de la Generalitat Valenciana, «administraciones que han ofrecido su ayuda al municipio para abordar este desastre», remarcaron desde el propio Consistorio.

Finalmente, Tortajada recordó que «Cullera ha sido el gran perjudicado de la Ribera por la última DANA y una vez más debemos pagar de nuestro dinero el desastre de gestión de otros». De este modo, confía en que se tomen medidas para evitar que esta situación se repita en el futuro.

Más