Dos cubiertas encubiertas

La piscina cubierta de Xàtiva recién estrenada./
La piscina cubierta de Xàtiva recién estrenada.

El I Trofeo Ciutat de Xàtiva celebrado el pasado día 11 en la piscina de Les Pereres de Xàtiva tenía de deportivo lo mismo que el 'Homenaje al Olímpic' tributado por el consistorio de Alfonso Rus en la plaza de toros en la jornada de reflexión de las elecciones del año 2007. En ambos casos se trataba de inauguraciones doblemente encubiertas. Por un lado, porque este tipo de ceremonias no están permitidos en periodo electoral y, por otro, porque perseguían rentabilizar la colocación de cubiertas postizas a edificios preexistentes que carecían de ellas.

Una obra que no resuelve el fallo. Aclarado este punto, no estará de más señalar que lo que no se ha hecho en la segunda intervención que sufre la alberca desde su construcción, ha sido corregir los defectos de fabricación que presenta. Como no mide 25 metros de longitud ni 12,5 de anchura, no puede ser considerada semiolímpica y por tanto no es apta para práctica de la natación competitiva. Es decir, que las pruebas que se disputen en ella tendrán la misma validez que las que disputan familiares y amigos en cualquier piscina de Bixquert.

Cuidado con los plintos. Otra observación habrá que hacerle también al concejal de Deportes del Ayuntamiento de Xàtiva, que es quien más empeño ha puesto en llevar adelante este reversible apaño. Como no haga también de quita y pon los plintos colocados al principio de cada carril para que se disputara el contestado trofeo de marras, el consistorio no ganará para sustos. Tropezones y resbalones aparte, y no pocos, la tendencia de los bañistas cuando se lanzan al agua no es la de los nadadores. Un deportista prácticamente no se sumerge al zambullirse. El bañista que se tira de cabeza, en cambio, casi se tira verticalmente. Y si lo hace desde cualquiera de estos cajones, se puede abrir la crisma. Avisado queda.

Muerto el bolardo se acabó... La reacción a la noticia que publicamos el pasado martes en esta misma sección no pudo ser más fulminante. Los técnicos se las ingeniaron como pudieron para que el bolardo retráctil de la esquina del carrer de l'Àngel con Pintor Rusiñol terminara de esconderse y dejara de ser un peligro para la circulación. La candidata a la alcaldía del partido que denunció que el bolardo se había quedado a medio subir sin más señalización que una cinta de plástico atada a la pared, María José Pla, se aprestó a rodar uno de sus microvídeos en el lugar de los hechos criticando su instalación. Y, lo mejor de todo, el eje viario constituido por Sant Pere, Àngel, Montcada volvió a quedar abierto al tránsito de vehículos de cuatro ruedas por primera vez en muchos meses.

Otro barullo administrativo del COR. Cada decisión del Consorcio de Residuos V-5 (COR) resulta más incomprensible que la anterior. ¿Qué acordó hacer en la última asamblea después de consumir los últimos cuatro años esperando a que entrara en vigor la actualización del Plan Integral de Residuos de la CV? Crear una comisión técnica de seguimiento que será la encargada de comprobar la idoneidad de la propuesta de adaptación de la contrata de ¡460 millones! al nuevo plan que presente Vytrusa. ¿Qué necesidad hay de formar un «equipo profesional» que se ocupe de este menester si antes de dar por bueno el ajuste que presente Vytrusa Cerdà o Sergi Pérez han previsto trasladárselo al Consell Jurídic Consultiu para no volver a pisarse los dedos y tener que abonarle otra indemnización? La misma que había para no desvelar «hasta dentro de unos meses» dónde se construirán las recontraanunciadas plantas de tratamiento de residuos domésticos y dónde las de -observen el eufemismo elegido- «eliminación de las diversas tipologías de rechazos». Pero si abrevian, se les acaba el chollo. Y si llaman a los vertederos por su real nombre, entonces se meten en un lío.

Socializar pérdidas. La Plataforma per Xàtiva se ha declarado ferviente partidaria de la obra desarrollada por el Marqués de la Vega Inclán, creador del primer parador nacional durante la dictadura de Primo de Rivera. Tan es así que, entre sus propuestas electorales de cara a los comicios del próximo día 26, plantea que el Ayuntamiento de la ciudad asuma directamente la gestión del hotel Murta, mirando exclusivamente a la «rentabilidad social y turística» que su existencia y funcionamiento puede representar para Xàtiva. Lo que se dice socializar las pérdidas. Nada aclara acerca de si el Consistorio de la capital de La Costera debería ingresar a partir de entonces en la patronal Hosbec, en tanto que hotelero, o en la Federación Valenciana de Hostelería, en tanto que barero. O si por el hecho de ser juez y parte debería mantenerse en la neutralidad. En todo caso lo correcto sería que dejara de programar la ancestral carrera de camareros de la feria para que no se pusiera en duda su imparcialidad.