El Consorcio de la Ribera combate la mosca negra con tratamientos aéreos

Un operario fumiga contra el mosquito en una alcantarilla de Carcaixent. / lp
Un operario fumiga contra el mosquito en una alcantarilla de Carcaixent. / lp

Se fumigarán 5.000 litros de productos químicos en diferentes lugares entre la presa de Tous y la desembocadura del río Júcar con un helicóptero

ENRIC ORTIZALZIRA.

El Consorcio de la Ribera iniciará el próximo miércoles 8 de julio tratamientos aéreos contra la mosca negra en diferentes lugares del cauce del río Júcar situados desde cerca de la presa de Tous hasta la desembocadura en Cullera. Estas acciones se deben al incremento de la cantidad de larvas de mosca negra en este río, a consecuencia de las elevadas temperaturas del mes de julio.

El Consorcio ya estaba aplicando tratamientos terrestres, que se continuarán utilizando, pero se ha decidido combinarlos con tratamientos aéreos. La fumigación aérea conseguirá que el tratamiento contra la mosca negra llegue a aquellos lugares donde la orografía, el incremento del caudal o la vegetación dificulta el acceso.

El producto, del que se emplearan 5.000 litros, es de origen biológico y solamente afecta a las larvas de mosquitos y mosca negra. Así pues, se trata de un químico respetuoso con la fauna de la zona, que no es objeto de control.

Representantes de la Junta de Govern de la Mancomunitat de la Ribera Alta y del Consorci de la Ribera se reunieron con la secretaria autonómica Isaura Navarro y la directora general de Salud Pública Ana García para acordar medidas paliativas contra el incremento de la mosca negra en la zona. Durante la cita la Conselleria de Salut autorizó el tratamiento aéreo.

El vuelo del helicóptero que fumigará las zonas necesarias se ejecutará dentro de un contrato que consorcia a 46 municipios de La Ribera inseridos dentro de la Mancomunitat. El tratamiento se aplica de esta manera porque se considera importante que todas las medidas se apliquen de manera global y coordinada, con el fin de evitar la plaga de esta especie de mosca, de la cual los adultos son grandes voladores que pueden llegar a recorrer más de 20 km en un vuelo.

También la organización agraria AVA-ASAJA demandó medidas urgentes por la salud de los agricultores en la zona por el aumento de ataques de mosca negra y mosquito tigre que calificaban de «plaga». La organización explicó que el aumento de picaduras provoca que las tareas propias del campo como la recolección, la poda o el riego no se puedan realizar debidamente, lo que además de a la salud de estos trabajadores también afecta a sus bolsillos. AVA-ASAJA ejemplificó la virulencia de la mosca negra y los mosquitos tigre con el caso de ocho jornaleros que terminaron en urgencias en Alcàntera del Xúquer por las picaduras.

Cristóbal Aguado, presidente de la organización agraria, denunció la existencia de campos tan infestados de esta plaga que no se puede entrar en ellos, lo que convierte a los agricultores en doblemente afectados, no solamente por los problemas de salud que las picaduras les puedan causar, sino también por el perjuicio económico que se deriva de no poder trabajar.

La Comunitat Valenciana ha sido reconocida por la Unión Europea como una de las regiones de Europa más afectadas por la plaga del mosquito tigre. De acuerdo con el Centro Europeo para la Detección y Control de Enfermedades (ECDC por sus siglas en inglés) el aedes albopictus se está totalmente asentado en la Comunitat. Este mosquito proveniente de Asia ya se encuentra en 335 municipios de la Comunitat. Se ha propagado a gran velocidad desde que se descubrió el primer ejemplar en Torrevieja en 2009.