El Comité de Empresa del Hospital de La Ribera en Alzira lamenta que Sanidad suspenda la negociación del convenio

Fachada del Hospital Universitario de la Ribera./LP
Fachada del Hospital Universitario de la Ribera. / LP

Critica la falta de interlocución con la Conselleria y afirma que se puede avecinar «un otoño caliente» al haber un ambiente tenso

ENRIC ORTIZAlzira

El Comité de Empresa del Hospital de La Ribera en Alzira mostró su «malestar» con la Conselleria de Sanidad, que desde hace 15 meses gestiona de forma directa el departamento de salud, por la «falta de interlocución», los problemas con las nóminas y la suspensión de la negociación del convenio colectivo «gota que colma el vaso» para el Comité. El ambiente en el hospital es tenso, una realidad que de seguir así se podría traducir en un «otoño caliente» en el hospital de acuerdo con las advertencias del presidente del Comité y representante de CSIF, Enrique Martínez.

La representación de los trabajadores expuso ayer sus motivos de queja con la situación actual del departamento de salud durante los primeros 15 meses de la reversión a la gestión directa de la Conselleria de Sanidad y cómo les ha afectado a nivel laboral.

El Comité de Empresa mostró su «malestar» por «cómo se hacen las cosas por parte de la Conselleria» y denunció la «falta de interlocución» con su empleador, Sanidad. Para el Comité de Empresa «la gota que colma el vaso» es la suspensión de la negociación del convenio colectivo, que se paralizó en febrero, antes de las elecciones autonómicas, y que lamentan, no se ha querido seguir negociando.

El presidente del Comité detalló que se han reunido en dos ocasiones desde enero para negociar el convenio, aunque puntualizó que desde febrero no se han vuelto a reunir. «El motivo de tomar iniciativa es para que retomemos la senda del diálogo y el consenso para que todo salga bien», subrayó.

Asimismo, también criticó la «negativa» de Sanidad para «facilitar excedencias» a trabajadores laborales de La Ribera que aprobaron una oposición, lo que «les obligan a elegir entre una plaza y otra». «Demandamos las condiciones que creemos que debemos tener y el cumplimiento del convenio colectivo en puntos que creemos que son derechos nuestros, como la promoción interna, la jubilación parcial o la formación», apuntó. Además se quejan de que la dirección no les proporciona información necesaria, como el Plan de Vacaciones, que todavía no habían recibido en el momento de la rueda de prensa.

Para el Comité de Empresa esta situación contrasta con la interlocución que se tuvo con el equipo de Carmen Montón cuando se planteó la necesidad de revertir la concesión a Ribera Salud del hospital. En este momento se pudo negociar y se consiguió que no se les consideraran trabajadores indefinidos no fijos sino personal laboral, una figura que de acuerdo con el estudio que el Comité pidió a un abogado especializado era mucho más segura jurídicamente que la que les habían ofrecido. Una gestión que, en sus propias palabras, «parecía tener una hoja de ruta».

Respecto a los problemas en las nóminas, Martínez explicó que al personal laboral del centro hospitalario «no se le ha subido el incremento salarial tal y como se le ha subido a los trabajadores de la administración», sino que el incremento se ha realizado en «conceptos que ha entendido la Conselleria que tenía que hacerlo, pero no en todos», a lo que agregó que «los incentivos de la primera parte del año tampoco han sido abonados». Una manera de actuar que se ve agravada por el hecho de que se les prometió la equiparación con otros regímenes de contratación como el de los trabajadores estatutarios en la redacción del nuevo convenio.

Además, denunció la «nula» respuesta a los escritos presentados y el incumplimiento de la normativa de aplicación que, según este Comité, ha provocado que «el ambiente se tensiones», destacó también Martínez.

Esta rigidez a la hora de hablar con sus superiores se puede notar en diversos gestos. Uno de ellos es que el Comité contó que la única interlocución con Sanidad por el momento ha sido un correo electrónico, un «ninguneo» que consideran inaceptable teniendo en cuenta que el Comité de Empresa del Hospital de la Ribera está al nivel de la mesa sectorial de Sanidad.

Otro ejemplo más simbólico de esta actitud hacia el Comité, fue la elección de la Mancomunitat de la Ribera Alta como lugar para dar la rueda de prensa. Opción que se vieron obligados a tomar porque en la sala habilitada para el Comité de Empresa del Hospital de la Ribera se les denegó el permiso para ayer.

Pedro Durán, representante de SIMAP (Sindicato de Médicos de Asistencia Pública), remarcó además la importancia de la negociación con la Conselleria para futuras regresiones de hospitales como el de Dénia. Durán apuntó que quizás este es el motivo por el cual la Consellería no está tomando en cuenta sus reivindicaciones y está intentando que el personal a extinguir demande en otros lugares menos derechos. El Comité de Empresa quiso además hacer un llamamiento a Ana Barceló, consellera de Sanidad para acordar una reunión en la que poder seguir negociando su convenio que solucione su situación.