Un cirujano de Xàtiva participa en el equipo START en Mozambique

El cirujano Julián García. / lp
El cirujano Julián García. / lp

El doctor Julián García, del hospital de Xàtiva, es uno de los integrante del grupo español de sanitarios formados para ayudar en catástrofes

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

«Muy ilusionado, pero también con inquietud». Así se mostraba el doctor Julián García del Caño, cirujano del Hospital de Xàtiva que hoy parte hacia Mozambique, como integrante del equipo START, el equipo médico humanitario de Ayuda y Respuesta en caso de catástrofes, impulsado por la Oficina de Acción Humanitaria de la Comisión Europea, a través de la Agencia Española de Cooperación del Ministerio de Exteriores, tras conseguir el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para el doctor García es su primera misión humanitaria y mostraba su satisfacción a LAS PROVINCIAS de poder participar en este proyecto, al que se apuntó tras el llamamiento realizado por el Ministerio y siendo uno de los profesionales, el único cirujano de la Comunitat Valenciana y el único profesional del Sistema Nacional de Salud de su departamento, el de Xàtiva-Ontinyent, que ha sido elegido para formar parte de este equipo START y ser uno más, de los que ya se han denominado 'chaleco rojo', que es como van identificados.

«Creo que, al menos, una vez en la vida, todos los profesionales sanitarios tendríamos que tener una experiencia así. La ayuda humanitaria es fundamental y algo muy importante», manifiesta García del Caño.

Han sido varios meses de preparación desde que en el mes de noviembre la OMS acreditaba el hospital EMT2, en los que han realizado diferentes simulacros para atender al máximo de personas posible ante una situación como a la que ahora se enfrenta, tras el ciclón Idai en Mozambique. Pero también preparación en cursos de seguridad. «Nos han aconsejado no salir del hospital de campaña, que no llevemos ropa que pueda parecer militar, porque allí son objetivo y, por su puesto, ir siempre identificados», de ahí los chalecos rojos que llevan.

El doctor Julián forma parte del segundo equipo de 60 personas que se desplaza a la zona, concretamente Beira, la más afectada. El equipo al que ahora relevan y que han estado quince días, han instalado el hospital junto al de Dondo, que fue arrasado por el ciclón. Allí cuentan con 20 camas de hospitalización, un quirófano, un paritorio y una sala de resucitación, además de todo lo necesario para cubrir las necesidades tanto del personal como de los pacientes. Tienen capacidad para realizar unas 22 intervenciones quirúrgicas diarias, pero atiende hasta 200 pacientes también en consultas externas.

A pesar de los simulacros, Julián no sabe exactamente con lo que se va a encontrar puesto que no se han podido comunicar mucho con el equipo que ha estado en la zona, principalmente porque no han parado de trabajar. Sí saben que hay muchos partos y, sobre todo, cólera, para lo que los profesionales están vacunados y van preparados con vacunas para 600.000 personas, además de una potabilizadora de agua.

A este segundo equipo le tocará estar un poco más de tiempo, tres semanas. Aún así, el cirujano del Hospital de Xàtiva está entusiasmado con esta experiencia que, sin duda, le aportará mucho a su ya dilatada carrera profesional, primero por trabajar en un hospital que se ha instalado en 72 horas, a pesar de contar con todo el material necesario, incluso ecógrafo y aparato de Rayos X; segundo por tener que trabajar con un equipo que no es el habitual que, sin duda, le ayudará a enriquecerse profesionalmente, y, en tercer lugar, por salvar vidas y hacer que la gente se sienta segura.

De este modo, a partir del 2 de mayo, cuando regrese, el doctor García del Caño contará su experiencia en la zona.