El PP cifra en 1,3 millones el coste anual de los gobiernos de izquierda

Componentes de la Corporación municipal de Carcaixent. / lp
Componentes de la Corporación municipal de Carcaixent. / lp

Los populares acusan a PSPV y Compromís de copiar en la Ribera Alta «el modelo de desfase en sueldos y altos cargos del Botànic»

REDACCIÓNALZIRA.

La gestora del PP en la Ribera ha cifrado en 1,3 millones de euros el coste anual de las localidades de la Ribera Alta gobernadas por socialistas y nacionalistas supondrán un coste de más de 1,3 millones.

Los populares afirman en un comunicado que en algunas de las localidades de la comarca los sueldos de los alcaldes «marcan diferencias: el alcalde de Carcaixent (Francesc Salom, Compromís) es el mejor pagado de la Ribera Alta con 47.075 euros al año seguido de la alcaldesa de Algemesí (Marta Trenzano, PSPV) con 46.000, Carlet (Maria Josep Ortega, Compromís) con 43.193,02, l'Alcúdia (Andreu Salom, PSPV) con 43,000, Alberic (Toño Carratalà, CxA) con 42.000 y Alzira (Diego Gómez, Compromís) con 35.143.50, lo que representa un coste anual a la comarca de 256.411,52 euros, además de los 19 asesores con un coste de 423.606,40 euros al año, junto con los 31 concejales en dedicación parcial o exclusiva con un coste anual de 699.424,22 euros».

Este coste anual de más de 1,3 millones de euros al año significa, según el PP, «un coste importante para nuestra comarca y que choca con la falta de implicación en la gestión municipal ya que en la última legislatura estos gobiernos se han caracterizado por la pérdida de sustanciosas subvenciones en poblaciones como Alfarp y Algemesí. No es esta la imagen de excelencia que queremos para la Ribera Alta ya que no asegura un retorno positivo en inversiones a la comarca».

Recordaron que durante este mes se está procediendo a la articulación territorial mediante la realización de los plenos de organización municipal en todas las localidades de la Ribera Alta «siguiendo todas el mismo patrón del Consell, un organigrama elevado en costes y en personal con una estructura de 137 responsables políticos y altos cargos con 116 asesores, lo que va a representar un coste para todos los valencianos de unos 13,6 millones de euros, a pesar de que se estableciera en 2015 un límite de 74 asesores, acuerdo que han obviado para la formación del nuevo Gobierno valenciano».

De este modo, consideran que en la comarca de la Ribera Alta se está produciendo un cambio de criterio en el diseño de los organigramas municipales, «que según indican PSOE y Compromis viene motivado por la experiencia adquirida en la gestión. Aunque la composición de personal con dedicación exclusiva o parcial y personal de confianza este dentro de la legalidad éticamente no podemos admitir que su actuación sea peor que lo que ha sido su fuente de críticas, los sueldos, haciendo gala de la hipocresía de los gobiernos autodenominados «progresistas» y de su doble vara de medir».

Los populares de la comarca de la Ribera Alta afirmaron finalmente que no critican la cuantía de los salarios establecidos o el número de personal de confianza, «ya que la ley permite esas cifras pero sí la falta de coherencia y criterio por hacer aquello que han criticado duramente, recordemos la campaña realizada de 'ser alcalde es un honor no un negocio' y que durante sus campañas electorales se han dedicado a esconder sus verdaderas intenciones engañando deliberadamente a los ciudadanos».