Cerdà desoyó el consejo de Calabuig

J. Ballester, viuda de M. Casesnoves, recibió la distinción concedida al primer alcalde democrático./
J. Ballester, viuda de M. Casesnoves, recibió la distinción concedida al primer alcalde democrático.

Sabíamos de qué hablábamos cuando publicamos el día 4 que no todos los camaradas de Roger Cerdà compartían la idea de agradecer solemnemente la labor desarrollada por los 138 concejales elegidos desde 3 de abril de 1979 con ocasión XL Aniversario de las primeras elecciones municipales. El segundo alcalde democrático, Josep Miquel Calabuig, que le había desaconsejado que organizara una ceremonia así, hizo novillos, pero el tercero, que es un cachondo cuando está de humor, «boniquet és Tonet», no. Con lo que se produjo la paradoja de que Cerdà no sólo reconoció en Josefina Ballester, viuda de Manuel Casesnoves, la contribución del primer presidente de la corporación elegido por sufragio universal al progreso de la ciudad, sino que tuvo que hacer lo propio también con su predecesor. Un Alfonso Rus Terol que no había acudido todavía a ningún acto oficial desde su procesamiento, pero que no pudo resistir la tentación de asistir a éste. La ocasión se la pintó calva Cerdà. Horas después, el edil de EU Miquel Alcocel todavía preguntaba por Internet por qué no había ido Calabuig.

No sabe/ no contesta a la encuesta. El eco que cada organización ha prestado a la entrevista electoral del IES Josep de Ribera es el mejor indicador de cómo les ha sentado a cada una de ellas el resultado que apunta. El PSPV ha puesto el acento en los titulares de prensa. Noticias que destacan que, si se confirmara el pronóstico, los socialistas no estarían abocados a pactar con EU porque podría formar gobierno con Cs. Así como que una candidatura de Vox sólo «perjudicaría a la derecha». Miguel A. Lorente y Roger Cerdà, por su parte, han ignorado el sondeo en sus respectivos diarios. Actitud que mantienen igualmente Xativa Unida y Compromís. No así Ciudadanos, que reproduce el titular de L'Informador que les convierte en posibles aliados del PSPV.

¿EU reza para que Vox se lance al ruedo? Lo más curioso de la encuesta es que convierte a Xàtiva Unida en la primera interesada en que Vox forme candidatura y concurra a los comicios. La razón es evidente. Sin Vox pierde un concejal: PSPV, 9; EU, 4; PP, 4; CS, 3, y Compromís, 1. Y con Vox en danza, conserva los que posee en la actualidad: PSPV, 9; EU, 5; PP, 2; CS, 2, Compromís, 1, y Vox, 2.

La ORA en la precampaña. La ORA se ha convertido en uno de los caballos de batalla de las elecciones. Los compradores se van a donde no les cobran por aparcar, los comerciantes se quejan les espanta a la clientela, los vecinos lamentan inflexibilidad con que la actual empresa adjudicataria sanciona cualquier retraso en el desalojo de las plazas y alguien no parece ser consciente de las consecuencias económicas, sociales y políticas que tiene esta regulación del estacionamiento. Para terminarlo de arreglar, prohíben estacionar en la calle Gregorio Molina para repintar la señalización de la calzada e incumplen el anuncio y pasan las horas y allí no aparece ningún pintor manual o mecanizado.

En Alzira y Ontinyent no hay peaje callejero. No es extraño, pues, que Juan Giner prometa suprimirla o que la candidata del PP María José Pla haya hecho suya la defensa de los afectados por esta gravosa forma de incentivar el aparcamiento privado, evitar el apalancamiento de los coches y fomentar la rotación de los coches. Su micro vídeo sobre este particular es de los que más éxito está teniendo. Aunque no falte quien le recuerde que fue su partido el que decidió que «la gente no entrara a comprar a los comercios de Xàtiva en beneficio de un centro comercial». O quien informe al alcalde Cerdà de que sus camaradas de Ontinyent y Gandia quitaron la ORA y no pasó nada. Aserto falso de toda falsedad. Lo que nos dan por un lado nos lo quitan por otro.

Qué alegría se llevó Juan Giner. Al final no será José Vicente Ramón el candidato a la alcaldía por Ciudadanos, como preguntaban los encuestadores, sino su actual y único concejal Juan Giner Company. Fueron tantos los rumores que circularon y se demoró tanto la decisión que cuando a las 14:31 del pasado día 8 la organización local del partido hizo pública en su órgano de expresión no pudo ocultar la alegría: «¡Confirmado! Juan Giner será el alcaldable por Ciudadanos (...) ¡Salimos a ganar!»

Aliaga se suma a la campaña. No nos falló el olfato. El industrial y propietario de Montsant Vicente Quilis no renuncia a ampliar las dependencias del hotel. Con Xavier Aliaga son ya dos las personalidades del mundillo cultural setabense que han sentido la espontánea necesidad de expresar sus dudas acerca de si no hubo «una cierta precipitación social y en parte política» -no se pierdan el matiz: «en parte política»- a la hora de rechazar el proyecto de museo de arte contemporáneo promovido por el dueño de Inelcom. El primero fue Ximo Corts, presidente de la Associació d'Amics de La Costera, cuyos últimos 'Papers', por cierto, fueron gentilmente patrocinados por dicha empresa de material electrónico.

«Heras es parte implicada». Corts volvió a ver la luz del proyecto tras formar parte de una visita organizada al museo que Inelcom posee en su fábrica de Pozuelo. Aliaga, por su parte, se cayó del rocín tras conversar con el pintor Artur Heras. Dos datos, sin embargo, aportó en honor de la verdad. Que a él también le habían invitado a viajar para conocer la colección de los Quilis, pero que declinó el ofrecimiento. Y que Heras, que está siendo homenajeado por el Ayuntamiento con una exposición antológica sin precedentes, «es parte implicada». El edificio que V. Quilis pretendía agregar al hotel se desparramaba por el terreno existente a un lado y a otro de la muralla de Levante. O lo que es lo mismo: por Sant Onofre y por Montsant. El tripartito no llegó a rechazar el proyecto. Tras un prolongado silencio que despertó la preocupación de colectivos como Iniciativa Cívica Centre Històric, Xàtiva Digna, Acció Ecologista Agró, etc. alegó que no había recibido ninguna solicitud a pesar de la presentación de las líneas maestras de la obra en la Casa de la Cultura. Y de que con antelación y con posterioridad a esta «admisión a trámite de la iniciativa» mantuvo reuniones al máximo nivel con la empresa.

Dar la murga no es divertido. Peligran los jornales que se sacan los músicos formando charangas para las despedidas de soltero. Una plataforma vecinal ha emprendido una campaña «por un ocio responsable y de calidad» en Valencia cuyo lema es 'Vivan los novios que respetan Russafa'. ¿Cuánto tardarán en lanzarse a las calles de Xàtiva mediadores sociales para convencer a los promotores de estas itinerantes juergas de que el vecindario no tiene la culpa de que ellos tengan ganas de divertirse? Es cuestión de tiempo. Esa gran amiga de Cerdà que es la alcaldesa de Gandia hace meses, si no años que implantó un canon a las murgas. La norma de que el que molesta, paga, es, desde luego, universal.