Carlet honra a su patrón con la cúpula de su ermita recién restaurada

REDACCIÓNCARLET.

Carlet celebró ayer el día en honor a su patrón, Sant Bernat, teniendo como actividad central la romería a la ermita erigida en su nombre.

Tras la romería, que se iniciaba en la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y transcurría por las calles del municipio hasta la partida de Pintarrafes, donde se ubica la ermita, tenía lugar la misa y la ofrenda floral. Una vez finalizados los actos religiosos, se procedía a la jornada festiva con el popular esmorzar y dinar, con la colaboración de la cofradía que surtieron a los asistentes de bebida, cacaos y altramuces.

Uno de los momento emotivos de la jornada se producía con la presentación al santo de los niños nacidos en el año.

Este año, el día de Sant Bernat ha tenido un doble motivo de celebración, puesto que los actos se han podido celebrar con la cúpula de la ermita ya restaurada. La actuación fue encomendada por la cofradía que es la propietaria del edificio desde hace 20 años gracias al a donación que la condesa de Carlet. Para ello ha contado con un equipo de expertos, comandado por el arquitecto, Lluís Cortés, quien detectó la patología que sufría la cúpula debido a los cambios de temperatura, provocando la caída de tejas que tenían unos anclajes totalmente oxidados.

El trabajo del equipo de restauradores ha consistido en desmontar la cúpula y sustituir los anclajes de todas las tejas. El floró que culmina la cúpula y que sostienen la veleta y el Sant Bernat de hierro se ha sustituido por una copia, ya que el original era de piedra arenisca y estaba en un muy mal estado, aunque se han conservado los restos del original, para restaurarlo. La actuación no ha estado exenta de dificultades ya que los restauradores han tenido que tener en cuenta que la ermita es de planta heptagonal, cuando tradicionalmente este tipo de edificios la tiene de forma octogonal, por lo que el trabajo se ha tenido que adaptar a esta singularidad.

De hecho, una de las características que hacen tan especial esta ermita es su planta exterior heptagonal, única junto a la de Nules.