Carlet destaca el descenso de delitos en los barrios conflictivos tras la operación policial

Un instante de la Junta Local de Seguridad celebrada ayer en Carlet. / lp
Un instante de la Junta Local de Seguridad celebrada ayer en Carlet. / lp

La alcaldesa, Maria Josep Ortega, destaca que la ciudad está por debajo de la media provincial en cuanto a casos de violencia de género

MANUEL GARCÍA CARLET.

Las recientes operaciones policiales realizadas contra dos de los barrios más conflictivos de Carlet (Villarrubia y el Cortijo) por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad ya están empezando a tener consecuencias positivas. La alcaldesa de la ciudad, Maria Josep Ortega, manifestó ayer a LAS PROVINCIAS, tras la celebración de la Junta Local de Seguridad, que las actuaciones están generando el descenso en diferentes índices delictivos.

De este modo, y por lo que respecta al barrio de Villarrubia, antes de la acción policial de marzo, que se saldó con 23 detenidos por enganches ilegales y cultivo de marihuana, se producían bastantes roturas de ventanillas de coches para robar lo que pudiera haber en su interior. Ahora, tras haber localizado y detenido a la persona que efectuó muchas de estas acciones, «los delitos denunciados han bajado drásticamente», se congratuló Ortega, quien quiso resaltar el «esfuerzo impresionante» de la Policía Local y la Guardia Civil para erradicar estas acciones.

Otro de los puntos conflictivos con que cuenta la ciudad es el de los bloques de viviendas situados cerca del polideportivo. La alcaldesa recordó que estas fincas, construidas en pleno boom inmobiliario, se quedaron muchas de ellas sin vender y, posteriormente, fueron ocupadas de manera ilegal. Esto provocó las quejas de los vecinos que sí habían comprado una casa de manera legal. De esta manera, tras haber tapiado con el permiso de los vecinos algunas de las viviendas ocupadas de manera ilegal, queda otro bloque con esta dificultad, «pero hemos avanzado mucho», resaltó Ortega, quien cifró en un «75% de mejora» la situación en la barriada. La alcaldesa resaltó que han tenido que lidiar con gente «poco adaptada» que realizaba enganches ilegales tanto de la luz como del agua. «Poco a poco hemos ido mejorando. Se ha creado una plataforma que celebra reuniones periódicas y estamos intentando convencer a mucha gente de que no realice este tipo de actuaciones y que opte por un mejor modo de vivir», añadió. A la vez, la instalación de cámaras de vigilancia también ha ayudado para mejorar la seguridad en la zona.

Pero una de las cuestiones que más ha satisfecho a la alcaldesa tras la Junta Local de Seguridad ha sido la felicitación que ha recibido por lo que respecta a las mejoras de las cifras de casos de violencia de género: «Estamos muy por debajo de la media valenciana, que está en 3,76 casos por cada mil habitantes. Nosotros estamos en 2,45».

Buen trabajo

Atribuyó estas cifras tanto al buen trabajo que están realizando desde el propio Ayuntamiento, con el acompañamiento y atención a las mujeres que sufren alguna agresión y con la creación de una concejalía específica, como a la implicación de la justicia. Ortega alabó a la magistrada contra la violencia de género que, desde el juzgado de Carlet, «está realizando una labor fantástica, es una persona muy implicada en esta lucha» que ha permitido alcanzar estas buenas cifras.

Otro de los problemas de seguridad que había tenido la ciudad y que se había analizado en reuniones similares se refería a los delitos de odio. La alcaldesa afirmó que en breve abordarán este tipo de delitos en una reunión pero se congratuló de que las cifras también hayan mejorado en este sentido.

Ortega recordó que en anteriores ocasiones se daban casos de odio por la condición de extranjero, por la opción sexual o por el aspecto físico. «Afortunadamente las cosas están cambiando a mejor», afirmó. Reconoció que han aparecido algunas pegatinas con lemas insultantes contra algunos colectivos, pero, como factor más destacado resaltó el trabajo que se está haciendo en los colegios a través de charlas, «y esto se está notando para bien porque los jóvenes están más concienciados ante este tipo de acciones que rechazamos».

Además de la alcaldesa, en la Junta Local de Seguridad estuvo el concejal de Seguridad Ciudadana, Agustí Royo, el concejal de Policía Local, Rubén Pascual, y representantes del cuartel de la Guardia Civil, de la Policía Local y de la Delegación del Gobierno. Finalmente, la alcaldesa se mostró esperanzada en que las cifras de delincuencia puedan ir descendiendo de manera paulatina en los próximos meses.