Carlet destaca que cierra el año «saneado y sin deudas»

REDACCIÓN ALZIRA.

«Sin ninguna deuda en el banco y con liquidez para hacer frente a cualquier imprevisto son las características que definen la situación actual de las arcas municipales carletinos», señalaron fuentes municipales. Así se desprende de la liquidación del presupuesto de 2018 que se presentó en el pasado pleno.

Por un lado, se han presentado unas cuentas ajustadas a la ley de estabilidad presupuestaria, que cumplen la regla de gasto y que cuentan con un resultado positivo de casi dos millones de euros y sin ninguna deuda con el bancos. Esta situación permite al Ayuntamiento plantearse un estudio de viabilidad para reducir el impuesto de rústica de cara a futuros presupuestos, tal como ha explicado la alcaldesa de la ciudad.

A esta situación se une «otro factor positivo como es la liquidez del ahorro acumulado a lo largo de los años. Actualmente, cuenta con un remanente de tesorería que, aunque ahora no se puede gastar, es un fondo económico que se podrá utilizar una vez la normativa estatal sea más laxa en cuanto al techo de inversión que tienen los ayuntamientos para no endeudarse».

Estos dos «aspectos económicos positivos permiten que el Ayuntamiento tenga capacidad de financiación y autorización para realizar inversiones financieramente sostenibles y, por otro lado, asuma una gama más amplia de servicios municipales, incluso algunos que no son de su competencia pero que revierten en la ciudadanía como son los planes municipales de empleo».

La alcaldesa, Maria Josep Ortega, destacó que «el Ayuntamiento está saneado porque a estas alturas las administraciones están al día en los pagos al Ayuntamiento, lo que nos permite ser un ayuntamiento solvente y es una muestra más de la agilidad de la administración, porque en otras ocasiones hemos tenido problemas de tesorería y liquidez porque las administraciones nos debían hasta cuatro millones». Otro dato es la mejora del periodo medio de pago a las empresas que trabajan para el Ayuntamiento. Si en enero de 2018 el periodo medio de pago era de 37'48 días, a finales del pasado año llegó a ser de 34 días, poco más de un mes.