Carcaixent confía en que la conexión con la autovía se consolide en la próxima legislatura

Con esta infraestructura se liberaría de tráfico el resto de accesos hacia a Alzira. / f. garcía
Con esta infraestructura se liberaría de tráfico el resto de accesos hacia a Alzira. / f. garcía

El primer edil rechaza que haya una pugna con Alzira y defiende la necesidad de un proyecto con el menor impacto posible

MANUEL GARCÍA CARCAIXENT.

«No existe ningún tipo de enfrentamiento ni de polémica entre los alcaldes de Alzira y Carcaixent con respecto al proyecto de conexión entre Carcaixent y la autovía». Francesc Salom, primer edil carcaixentí, quiso despejar las dudas con respecto al proyecto que, atravesando parte del término municipal de la capital de la Ribera Alta, permitiría una conexión más rápida entre Carcaixent y la autovía A7.

Salom afirmó que existen dos argumentos con los que ambas ciudades están de acuerdo: «¿Que Carcaixent necesita una salida a la autovía? En eso estamos de acuerdo con Alzira. ¿Y que queremos que se lleve a cabo la que tenga un menor impacto ambiental? En ello también coincidimos».

El primer edil de Carcaixent y candidato a la reelección recordó que se está licitando la redacción de un proyecto base muy complicado y que ha de tener en cuenta numerosas cuestiones. Aunque por el momento se desconocen las características y el coste exacto del proyecto, Salom se mostró esperanzado en que la próxima legislatura pueda suponer que la obra «quede totalmente atada y no pueda tener marcha atrás».

Insistió en que en ningún momento Carcaixent se ha manifestado públicamente sobre una cuestión que, por contra, sí apareció en un pleno de Alzira. Salom, en marzo del pasado año 2018. En aquel momento, no quiso darle más importancia a las palabras que la concejala alcireña y compañera de partido, Sara Garés, pronunció en el pleno en las que manifestaba su rechazo al proyecto de construcción de una carretera que uniera Carcaixent con la autovía A7 y anunciaba que el Ayuntamiento presentaría alegaciones en su momento por las consecuencias que, en su opinión, tendría sobre todo para la agricultura local. En declaraciones a LAS PROVINCIAS, el primer edil afirmó que no había que darle más trascendencia a las mismas y achacó las palabras de la concejala alcireña al «fervor de la batalla y del debate político» que se estaba produciendo en esos momentos alrededor del Plan General de Ordenación Urbana, documento que finalmente no salió adelante debido a la ausencia de dos concejales del equipo de gobierno municipal.

En el momento en que Garés estaba replicando al concejal popular Enrique Montalvá y cuando no había habido referencia alguna al pueblo vecino desde la oposición, la concejala afirmó: «Lo que sí le digo es que pelearemos por el puente que quieren hacer, la carretera que quieren hacer para enlazar Carcaixent con la AP-7 (sic). Esa carretera para nosotros ahora mismo no tiene ningún sentido, para que Carcaixent tenga ese acceso que tengamos que deshacer una gran parte de los campos de producción agrícola que tenemos aquí. Eso sí que tendremos que pelearlo en su día».

Por otra parte, Salom también se refirió al proyecto de vía verde entre Carcaixent y Xàtiva, «que va a ser magnífico para nosotros porque nos va a resolver la conexión con Cogullada».

Más