Alzira pretende iniciar el 7 de enero la siguiente fase de mejora de la calle Benito Pérez Galdós

Tramo en el que se actuará en el inicio de 2019. / manuel garcía
Tramo en el que se actuará en el inicio de 2019. / manuel garcía

El plazo de ejecución de las obras es de 45 días, por lo que las mejores previsiones indican que estarían acabadas a mediados de febrero

MANUEL GARCÍA ALZIRA.

El equipo de gobierno de Alzira quiere aprovechar al máximo la legislatura para seguir avanzando en el que se ha sido uno de los proyectos estrella de la misma: la reurbanización de importantes calles de la ciudad y que éstas concedan una mayor importancia al peatón con la creación de aceras más anchas y tratar de que el uso del vehículo particular se realice de un modo más racional y cuando sea estrictamente necesario.

El concejal responsable de estas actuaciones urbanísticas, el socialista Fernando Pascual, explicó que la intención del gobierno municipal es adjudicar aún este año la siguiente fase de mejora de la calle Benito Pérez Galdós. En concreto, el siguiente tramo que se va a acometer, y que sería el tercero, discurriría desde el punto en que se planta la falla Camí Nou, el cruce con Francesc Arbona hasta el tramo en que Pérez Galdós intersecciona con Arzobispo Vich.

El optimismo del Ayuntamiento se basa en que esta fase es bastante más sencilla de llevar a cabo ya que, contrariamente a lo que ocurría con las anteriores, no necesita la renovación del alcantarillado, puesto que en este tramo se realizó una reforma hace aproximadamente una década, recordó Pascual. En concreto, el proyecto, que tiene un coste aproximado de 150.000 euros incluyendo la colocación de diverso mobiliario urbano, cuenta con un plazo de ejecución de 45 días. En este sentido, si no hubiera ningún problema burocrático, Pascual marcó en rojo en el calendario el periodo comprendido entre los días 10 y 12 de febrero para que esta obra pudiera estar acabada.

En el caso de que los preceptivos trámites no permitieran empezar las obras inmediatamente después de la fiesta de los Reyes Magos, el Consistorio dejaría pasar la celebración de las Fallas para iniciar el proyecto. En ese caso, estaría finalizado a mediados del mes de abril.

De este modo, únicamente se debería realizar una mejora del pavimento y la ampliación de las aceras para permitir un solo carril de circulación y que el resto del espacio pudiera ser usado por los peatones.

Y éste sería en principio el último tramo de esta avenida principal de la ciudad que se mejoraría, puesto que en el siguiente, con la presencia de una estación de servicio, las dificultades serían mucho más grandes, reconoció Pascual, quien quiso realizar un balance optimista con respecto a lo que está suponiendo esta actuación urbanística.

En concreto, Pascual señaló que una actuación concreta, la peatonalización de parte de la calle Hort dels Frares, «ha sido muy bien acogida en general por la ciudadanía. Somos conscientes de que esta calle fue, durante muchos años, una zona de paso y una importante arteria para la ciudad. Pero debemos avanzar hacia lo que actualmente son las ciudades modernas, que tienen un circuito radial para los vehículo y que reservan el centro para los peatones».

Más

 

Fotos

Vídeos