El alcalde de Alfarp deniega una ayuda porque «no pagamos almuerzos ni cazallas»

Componentes del Grup d'Acció Mediambiental del Marquesat tras una limpieza del Magro en 2017. / lp
Componentes del Grup d'Acció Mediambiental del Marquesat tras una limpieza del Magro en 2017. / lp

El Grup d'Acció Mediambiental del Marquesat critica la respuesta oficial ante una petición para proteger a las tortugas autóctonas

MANUEL GARCÍA ALFARP.

«Sorprendidos e indignados». Así se mostraron los componentes del Grup d'Acció Mediambiental de Marquesat (GAMM) ante la respuesta a su petición al Ayuntamiento de Alfarp de colaboración económica para un proyecto que pretende defender, estudiar y conservar la población de tortugas autóctonas que están amenazadas en el río Magro. Y su sorpresa y estupor no fue tanto por la denegación en sí sino por las palabras usadas por el primer edil, Raúl Mínguez (PSPV).

En una misiva oficial con membrete del Ayuntamiento, el alcalde asegura que, examinado el proyecto de gastos y vistas las disponibilidades presupuestarias del Ayuntamiento «le comunico que este Ayuntamiento no colaborará económicamente con su proyecto y le significo que en ningún caso financiamos almuerzos 'ni pagamos cazallas'».

A continuación, en su misiva, el alcalde se dirige al presidente de la entidad, César Barberà, y le dice que, por otro lado, «resulta sorprendente que solicite una ayuda de estas características a un Ayuntamiento del cual se está perdiendo, según manifiesta públicamente, sus espectáculo PPSOE».

La misiva se cierra con una alusión a un verso cantado por Pep Gimeno 'Botifarra' compartido por el presidente de la entidad ambiental: «Como dice Botifarra y usted se encarga de recordarnos: La 'naranca' nase verde y el tiempo le da color, pero el que 'nase' gilipollas no lo madura ni Dios'».

Desde el GAMM mostraron su sorpresa «porque desde hace años vamos haciendo limpiezas de residuos abandonados en el lecho del río Magro y reforestaciones en los términos de Alfarp, Catadau y Llombai en colaboración con los ayuntamientos sin recibir ni pedir ninguna ayuda económica».

La indignación ha llegado porque «pensamos que no sólo no ha sabido valorar la importancia y trascendencia de este estudio sino que, además, da a entender que sólo queremos el dinero para gastarlo en 'almuerzos y cazallas', cosa que consideramos un insulto sin ninguna base hacia toda nuestra trayectoria como grupo de voluntariado».

A continuación, explican que el alcalde realiza una alusión «a lo que parece un problema personal con nuestro presidente, lo que consideramos queda totalmente fuera de lugar en una respuesta a la solicitud de un colectivo, no de una persona. Los problemas personales no deberían influir en su función como representante de todos los vecinos de Alfarp. En todo caso, esos problemas deberán resolverse con la persona en cuestión, al margen de su vinculación con nuestro colectivo».

Consideran que no se ha valorado el proyecto, «sino que ha llevado a cabo una forma dictatorial de dar subvenciones: 'Como no me gusta lo que piensa un miembro de la asociación pues se les da ninguna subvención». Además, lamentan que la respuesta sea a través de un documento oficial firmado como alcalde «en el que se nos insulta y menosprecia nuestra labor medioambiental, que es desinteresada, voluntaria y altruista».

Desde la asociación señalaron que se pusieron el contacto con el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alfarp, Jordi Juanes, «quien nos indicó que él no sabía nada de este documento. Todo hace pensar, por lo que nos han dicho, que se han saltado su área como concejal, ya que Jordi Juanes está intentando reunirse con el alcalde para tratar otros temas, entre ellos la subvención y se le han dado largas».

Consideran que, «parece que el alcalde sin ninguna consulta con el concejal de Medio Ambiente ha desestimado nuestra solicitud con unas formas que no son las adecuadas para un alcalde de un Ayuntamiento. No se puede ser alcalde sólo para quien me vote o me caiga bien. Ser alcalde es gobernar para todos los ciudadanos del pueblo por igual, piensen lo que piensen».

LAS PROVINCIAS se puso ayer en contacto con el primer edil, quien no quiso realizar manifestación alguna sobre su respuesta al grupo ambiental.