Alberto Carba, el comisario más joven de España, asume el mando en Alzira-Algemesí

Alberto Carba González, nuevo comisario de la Policía Nacional en Alzira-Algemesí. / manuel garcía
Alberto Carba González, nuevo comisario de la Policía Nacional en Alzira-Algemesí. / manuel garcía

El nuevo responsable de la Policía Nacional en la Ribera fue inspector jefe de la Unidad de Secuestros y Extorsiones y se formó en el FBI

MANUEL GARCÍA ALZIRA.

Apenas lleva unos días ocupando su nuevo cargo y con su actitud transmite que quiere aprenderlo todo y empaparse de cuanto esté a su alrededor. Con 46 años de edad es el comisario de la Policía Nacional más joven de toda España y ocupa ya su despacho en la Comisaría de Alzira-Algemesí. Sin embargo, Alberto Carba González no es ni mucho menos un desconocido en el mundo policial y de la lucha contra el crimen desde diferentes vertientes. En su currículum profesional figura que fue inspector jefe de la Sección de Secuestros y Extorsiones del Cuerpo Nacional de Policía, donde acumuló una gran experiencia en el ámbito de la resolución de incidentes críticos que a buen seguro ahora puede trasladar a un día a día que, sin embargo, será bien distinto.

Licenciado en Ciencias Policiales y diplomado en Derecho, llama la atención, por la escasez de casos que hay en España, que se formó en el FBI como negociador policial. Posee un máster en Comunicación y Problem Solving Estratégico, un máster en Personalidad y Negociación de la Universidad a Distancia de Madrid y ha sido instructor, a nivel nacional e internacional en cursos de negociación, resolución de secuestros e incidentes críticos, donde ha dado consejos sobre cómo actuar si se viaja a países donde existe riesgo.

Ahora, cuando apenas lleva una semana al mando de la Comisaría ubicada en la capital de la Ribera Alta, Carba llega «con muchas ganas» y se muestra dispuesto «a aprender mucho» pero, al mismo tiempo, «a aportar todo lo que pueda» en lo que considera es el inicio de una nueva etapa profesional con un cambio radical de especialidad.

Pero pese al escaso tiempo que lleva al mando de los agentes alcireños, «ya puedo decir que estoy orgulloso de ellos», y así se lo ha comentado en alguna charla informal, puesto que unos días antes de asumir su responsabilidad, varios de sus ahora subordinados, colaboraron en las labores de rescate del incendio que se produjo en el incendio de la residencia de mayores de Alzira y se vieron afectados por el humo. «He leído los informes y vi que se actuó con profesionalidad y como se debía. No quiero héroes imprudentes. Siempre hay riesgo, pero se debe actuar con cabeza», manifestó Alberto Carba.

También destacó el hecho de que alguno de sus agentes colaboró en la búsqueda del piragüista cuyo cadáver posteriormente se halló durante el pasado fin de semana en el río Júcar en lo que parece ser «una muerte accidental».

Más