Algemesí contará con su propio chocolate creado por un pastelero de la ciudad

El pastelero de Algemesí muestra su creación. :: lp/
El pastelero de Algemesí muestra su creación. :: lp

Mûrier es el nombre del nuevo dulce que se ha realizado mediante la experimentación en la prestigiosa fábrica de Cacao Barry

A. TALAVERA

¿A qué sabe Algemesí? A partir de hoy a chocolate. Mûrier, traducción de morera al francés, es el nombre elegido por el pastelero algemesinense Alberto Ochera para su creación exclusiva. Su evocación a Algemesí viene de la importancia que tuvo para la economía local este árbol, al tiempo que la historia cuenta que la imagen de la Mare de Déu de la Salut se encontró en el tronco de una morera. Además el chocolate se presenta en forma de hoja de morera. El nombre se ha escogido ha través de sugerencias realizadas a través de las redes sociales.

Este algemesinense ha querido rendir homenaje así a su ciudad natal, «al lugar donde tengo mi negocio que me permite seguir evolucionando en mi trabajo», ha explicado el artesano.

De esta forma, el Museu de la Festa de Algemesí se convirtió en el lugar escogido en la tarde de ayer para presentar este chocolate descrito por su creador como único por sus combinaciones de aromas y elección de plantaciones de cacao de Perú y Santo Domingo. «Mûrier es un chocolate equilibrado con tres matices, afrutado, ácido y un sabor a cacao que perdura en la boca quince minutos después de que te lo hayas comido», ha especificado este joven chocolatero.

La idea de crear una nueva variedad de chocolate surgió tras presentarse a la fase nacional del concurso de Cacao Barry, World Chocolate Masters. Aunque Ochera no llegó a la final, le ofrecieron crear un chocolate único en esta prestigiosa fábrica a través de experimentar con diferentes cualidades de este producto.

«Hemos elegido las plantaciones y los matices a través de las diferentes habas del cacao hasta que he conseguido este sabor exclusivo», ha comentado Alberto Ochera.

Desde hace un tiempo, este chocolatero de 34 años de edad comenzó a introducirse en el mundo de los concursos a nivel nacional para afrontar nuevos retos y experimentar en el campo del chocolate.

«Hace unos ocho años abrí la pastelería 5 Sentits en Algemesí después de estar trabajando para pasteleros de prestigio, y hace un tiempo me di cuenta que necesitaba algo más», ha señalado Ochera. El secreto para estar en lo más alto en este oficio artesano es «trabajar mucho, aprender cada día y mucho sacrificio», ha apuntado el algemesinense que sigue luchando por hacerse un nombre en el mundo del chocolate. Ochera espera que con esta nueva creación se sepa apreciar el sabor único y que este dulce sea reconocido como lo es en otros países europeos con más tradición chocolatera.

Fotos

Vídeos