Las protectoras lamentan el mal estado en el que llegan los animales este verano

Perros que esperan ser adoptados en protectoras de la comarca. :: lp/
Perros que esperan ser adoptados en protectoras de la comarca. :: lp

A la problemática de un aumento de perros y gatos abandonados se le suma las graves condiciones en las que son rescatados

LUCÍA MARTÍNEZ

Cuando llegó a la protectora hace unas semanas, Umi apenas podía mantenerse en pie. El estado lamentable en el que fue rescatado, con serios problemas renales obligó a que fuera hospitalizado y se le realizaran transfusiones de sangre de urgencia. Ahora, Umi va cogiendo peso poco a poco y va jugando con el resto de animales aunque sigue necesitando una casa de acogida.

Desgraciadamente, el caso de Umi no es un caso aislado. Bea, una de las voluntarias de Ribercan, la protectora de perros de Carcaixent, califica de «catastrófico» este verano por «la gravedad de casos» que han encontrado. Al elevado número de abandonos que se incrementa durante los meses estivales y a las pocas adopciones se le suma en esta ocasión el lamentable estado en el que llegan los animales «atropellados, con leishmania o muy enfermos» apunta Bea.

Actualmente, en Ribercan han duplicado su capacidad y hay cerca de 180 animales que buscan un hogar. Y aunque las cifras de animales rescatados por el momento en julio y agosto son similares a las de 2014 (unos 40 en total), inciden en la gravedad de los casos.

Por ello, muchos de los perros encontrados deben ser hospitalizados y ello conlleva un coste y un cuidado que es difícil asumir en protectoras como ésta que se encuentran «saturadas». En el caso de Umi, por ejemplo, se han hecho rifas para costear sus tratamientos y una gran difusión en redes sociales para encontrar una familia que cuide de él.

En cuanto a los abandonos, Bea no se explica cómo puede ser obligatorio el microchip y que no haya control al respecto y lamenta que en España «es muy fácil abandonar a un animal porque no está penado».

Desde la protectora ponen el acento en la esterilización de los animales y señalan que en octubre llevarán a cabo una campaña en colaboración con algunos veterinarios en la que se podrá esterilizar a los animales a precios más reducidos.

La situación también es parecida para Lacua, una pequeña protectora de Alzira que a diferencia de la de Carcaixent todavía no dispone de un refugio.

Tal y como indica Rafa, su presidente, el patrón se repite porque son constantes los casos de animales atropellados, con fracturas severas u otras patologías.

Sin embargo, aunque son muchos los casos que reciben al mes (unos 40), realmente son pocos los que pueden atender por falta de medios económicos, voluntarios y de un refugio donde tenerlos.

Por ese motivo, toda ayuda para esta protectora es poca. El presidente señala que disponen de un proyecto en la plataforma de microdonaciones en www.teaming.net en la que se puede donar un euro al mes que cuenta ya con 227 contribuyentes.

Tras casi un año y medio a cargo de Lacua, Rafa dice estar «muy contento por el empujón de la protectora» y por el impacto de acciones como las microdonaciones que están dando a conocer sus proyectos.

Además, desde Lacua han tenido ocasión de reunirse con el nuevo gobierno para plantear sus necesidades y valoran que se hayan tomado medidas como la supresión de actos taurinos en las fiestas patronales.

Con el objetivo de que Alzira sea «ciudad amiga de los animales», desde la protectora han pedido mayor seriedad ante el maltrato animal y han solicitado ayuda para poder cumplir su sueño: contar con un refugio. Como señala Rafa, de ese modo atenderían «en otra liga» que les permitiría tener más capacidad de actuación, más recursos materiales y humanos y darles una segunda oportunidad a muchos más animales.

Fotos

Vídeos