Las fiestas de designación local de Alzira dejan de llamarse Sant Vicent y Sant Bernat

El tripartito afirma que las denominaciones 'Segon dilluns de Pasqua' y 'Festes d'Alzira' también tienen tradición histórica y popular

MANUEL GARCÍA

La jornada que la ciudad de Alzira celebra cada 23 de julio en honor a sus patronos, los santos Bernardo, María y Gracia, deja de llamarse día de Sant Bernat y pasa a llamarse a partir de ahora día de les 'Festes d'Alzira'. Esta decisión, tomada por el pleno con los votos favorables de los partidos que conforman el equipo de gobierno (Compromís, PSPV y EU), contó con el rechazo de los dos grupos de la oposición (Partido Popular y Ciudadanos) y se enmarcó en la elección de las dos jornadas festivas que debe elegir el Ayuntamiento. La otra jornada festiva de libre designación local que el Consistorio ha de comunicar, como cada año, a la Generalitat, será, en 2016, el lunes 4 de abril. La denominación usada para esta jornada será la de 'Segon Dilluns de Pasqua' en lugar de Sant Vicent, con lo que se elimina cualquier referencia religiosa también en esta denominación.

Ivan Martínez, concejal de Esquerra Unida y miembro del gobierno municipal que se expresó en el pleno sobre esta cuestión, afirmó que lo que se votaba «eran los días de fiesta, la denominación no tiene ningún efecto».

Respecto a los motivos de haber escogido esas denominaciones, sin alusiones a Sant Bernat ni a Sant Vicent, Martínez recordó, en primer lugar, «que no tenemos nada contra lo católico, es más, hace pocos días se han celebrado las fiestas con total normalidad y no se ha prohibido nada». Sostuvo que las dos denominaciones escogidas también cuentan con sus motivaciones históricas y tradicionales y se han usado en varias ocasiones durante la historia.

Lamentó que el Partido Popular «utilice cortinas de humo en una cuestión en la que votó en contra. Además, se le ofreció la posibilidad de que se recogiera una doble denominación y se negaron a ello», afirmó el edil de EU. Ivan Martínez ha sido el concejal que más beligerante se ha mostrado, de los que componen el actual equipo de gobierno, respecto a la separación de las relaciones entre el Ayuntamiento y la Iglesia y siempre se ha manifestado rotundamente en contra de que las autoridades municipales asistan a actos religiosos, algo que criticó recientemente mediante un comentario en una red social.

Por su parte, Chelo Martínez, concejala del Partido Popular que intervino en este punto en el último pleno, afirmó que a Sant Bernat «se lo han cargado». Lamentó la decisión tomada por parte del gobierno municipal, que calificó de sinsentido.

«Dicen que son defensores de las tradiciones y respetuosos con las mismas y de un plumazo se las cargan. Es una persecución a todo lo religioso», señaló Martínez, quien dijo las fiestas tienen un indudable componente religioso, «excepto los días 1 de mayo, 9 de octubre y, de momento, el 6 de diciembre», afirmó. «¿Por qué existen las vacaciones de Navidad? ¿Qué se celebra durante esas fechas», se preguntó irónicamente.

Señaló que, además, «a la hora de cambiar la denominación y que no hubiera rasgo religioso alguno, se han olvidado de lo que significa la palabra 'Pascua'. Tal vez habría que explicárselo».

La concejala popular afirmó que los miembros del tripartito «deberían explicar por qué toman estas decisiones y luego participan en las misas, en las procesiones... Creo que tienen algunos problemas que resolver».

Martínez también se refirió al discurso de investidura de Diego Gómez como alcalde de Alzira: «En ese momento dijo que quería ser un alcalde para todos y que no quería causar conflictos con cuestiones relacionadas con las tradiciones. Nada más decir eso, cometió el error de que no se interpretara el himno de la Comunitat Valenciana al acabar ese pleno. Me acerqué a preguntárselo y me dijo, hasta en dos ocasiones, que lo había ordenado él. Y ahora toman esta decisión que va a molestar a mucha gente».

Más información en la P8