El Marquesat reivindica un bus que conecte con el tren y el metro para viajar a Valencia

Panorámica de Catadau, una de las localidades del Marquesat. :: f. garcía/
Panorámica de Catadau, una de las localidades del Marquesat. :: f. garcía

Los alcaldes de Alfarp, Llombai y Catadau presentan un proyecto a la Diputación que les emplaza para el presupuesto de 2015

A. TALAVERA

Unos 30 kilómetros separan el Marquesat de Valencia, una distancia relativamente corta pero que para los vecinos de estos municipios que no tienen vehículo propio suponen la imposibilidad de ir a la capital.

Y es que Alfarp, Llombai y Catadau carecen de transporte público para desplazarse a Valencia, una reivindicación muy antigua de esta subcomarca que ha vuelto a la actualidad.

Los alcaldes de los tres municipios de la Ribera se han reunido con el vicepresidente de la Diputación y diputado de Cooperación Municipal, Juan José Medina, para solicitar que la entidad provincial atienda a sus demandas de instaurar una línea de autobús que las conecte con Valencia.

El presidente de la subcomarca del Marquesat y alcalde de Alfarp, José Miguel Añó, ha explicado que la necesidad más inmediata consiste en la puesta en marcha de esta línea que conecte los tres municipios con las estaciones de ferrocarril de L'Almaguer (afueras de Benifaió) y Benifaió, las más cercanas a las poblaciones y desde las cuales se puede acceder directamente a la ciudad de Valencia.

«No tenemos ese servicio actualmente y sería muy interesante, sobre todo para los estudiantes de nuestras localidades, además de para todos aquellos vecinos que carecen de vehículo, puesto que sin coche no podemos llegar a la capital», ha manifestado el alcalde de Alfarp.

El proyecto que han presentado supondría un coste de 54.000 euros al año, el autobús, que en principio se utilizaría un minibús, haría una parada en Catadau-Llombai (separados sólo por una calle) y otra en Alfarp, con una frecuencia de seis viajes diarios, para adaptarse a los horarios de estudiantes y personas que necesiten hacer trámites administrativos en Valencia.

«Al diputado le ha gustado mucho la iniciativa y parece que hay buenas perspectivas para el próximo año, nos ha dicho que volvamos a principios de año para verlo con el nuevo presupuesto», ha explicado el alcalde de Llombai, José Forés.

La idea es arrancar esta lanzadera con la ayuda de la Diputación y después, según la sostenibilidad del servicio, buscar fórmulas a través de los consistorios.

«Nosotros sabemos que hay interés por parte de los ciudadanos pero no sabemos hasta que punto, así que se estudiaría si paga una parte el vecino y la otra el ayuntamiento o si la Mancomunitat adquiere un minibús», ha comentado Forés.

La solicitud de implantar transporte público en los municipios del Marquesat para estar conectados con Valencia es antigua. Desde hace más de una década, los diferentes alcaldes han reclamado a las administraciones que aúnen esfuerzos para mejorar la comunicación. Los vecinos de estos municipios de la Ribera se sienten aislados ya que sólo pueden desplazarse a la capital en vehículo propio, una opción de la que no gozan todos, sobre todo, estudiantes y personas mayores.

Pero pese a las peticiones reiteradas e incluso los grandes proyectos anunciados, el autobús no llega. Cabe recordar que en 2007, la Conselleria de Infraestructuras anunció un gran proyecto con un presupuesto de 31 millones de euros para poner en marcha una línea de autobús.

Se trataba de autobuses eléctricos y sostenibles guiados mediante fibra óptica que debían circular por una plataforma ajena al tráfico y que podrían funcionar sin conductor. Un sistema novedoso que pretendía dar cobertura a unos 25.000 habitantes de esta zona de la Ribera afectados por la falta de transporte ya que además del Marquesat se pretendía llegar a Real, Montroi y Montserrat.

Un proyecto que en 2009 se retomó por la Conselleria y se volvió a anunciar su próxima ejecución, una ejecución que no se ha materializado en los cinco siguientes años. «Es un proyecto muy ambicioso que estaba adelantado pero por la situación económica está en pausa», ha recordado el alcalde de Llombai.