La Unió Protectora Musical de Llombai ofrece dos conciertos de éxito en Alemania

JOSÉ FORÉS LAHOZ LLOMBAI.

Desde su fundación, a principios del siglo XIX, la banda Unió Protectora Musical de Llombai ha cubierto de logros su fecundo historial, tanto a lo largo y ancho de la geografía valenciana y española. Pero le faltaba 'exportar' su solera al extranjero, y el reto lo acaba de conseguir al realizar un viaje al corazón de Europa, a Alemania, en cuya región turística de la Selva Negra fue aclamada por sus dos inolvidables conciertos.

Medio centenar de músicos, acompañados por más de sesenta vecinos y presididos por el alcalde, permanecieron cinco días en las localidades de Todtmoos y Waldshut, donde ejercieron como instrumentistas de éxito, al tiempo que fueron agasajados y disfrutaron de la hospitalidad de las gentes y de los encantos naturales de la zona, gracias en buena medida al concurso de Helmut Bevensee, de quien la agrupación musical de la villa borgiana guarda grata memoria.

El primer concierto, bajo la dirección de Miguel Roig, lo interpretó la banda de Llombai en el escenario, al aire libre, de Alten Kurpark, en el centro de Todtmoos, rodeado de frondosas montañas. El entendido público ovacionó a los músicos llombaínos, que tuvieron el gesto de incluir en su programa el himno de aquella región, 'Badnerlied', coreado por los asistentes. Al finalizar la audición se procedió al intercambio de obsequios entre Todtmoos y Llombai, con la intervención del alcalde de la localidad anfitriona, Herbert Kiefer, y el de Llombai, José Forés, junto al presidente de la Unió Protectora Musical, Jesús Soriano, que regaló al municipio alemán las partituras de una marcha mora y otra cristiana, recibiendo él a su vez un diploma de reconocimiento. En Waldshut se celebró el segundo concierto que también fue un triunfo. Tras cenar en un restaurante típico, la banda ejecutó un pasacalle por la bella ciudad, causando la admiración entre sus habitantes.

La prensa local, especial el periódico 'Südkurier', glosó los conciertos de la banda de Llombai, cuya experiencia profesional vivida por primera vez allende las fronteras marcará un hito en su larga trayectoria.