Más de 1.500 efectivos garantizarán la seguridad en el Medusa de Cullera

Edición del pasado año del Medusa. / lp
Edición del pasado año del Medusa. / lp

La sexta edición del festival del próximo mes de agosto incluirá una zona de dos kilómetros a la redonda de exclusión aérea total

REDACCIÓNALZIRA.

La sexta edición del Medusa Sunbeach de Cullera será la más segura de la historia. Policía Local, Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Autonómica, Bomberos y Protección Civil desplegarán más de 1.500 efectivos que vigilarán el festival por tierra, mar y aire.

El alcalde de Cullera, Jordi Mayor, y el subdelegado del Gobierno, José Roberto González Cachorro, copresidieron la Junta Local de Seguridad en la que se ha establecido el dispositivo que vigilará el macroevento que reúne a centenares de miles de personas cada mes de agosto. Como gran novedad, se decretará una zona de exclusión aérea sobre el festival en un radio de dos kilómetros de modo que solo el helicóptero de la Guardia Civil estará autorizado a sobrevolar el recinto.

Por otra parte, la vigilancia también se extenderá a las profundidades del Júcar y del Mediterráneo. Buzos de la Guardia Civil trabajarán conjuntamente con patrulleras marinas para peinar las aguas y efectuar labores de rescate en caso de ser necesarias, actividades en las que trabajarán conjuntamente con el Servicio de Socorrismo del Ayuntamiento de Cullera.

La Policía Local también llevará a cabo un importante esfuerzo con la prestación de más de 220 servicios desde los días previos hasta la finalización del festival de música techno que ha alcanzado una gran popularidad internacional. Entre sus actuaciones, la Unidad Canina tendrá una especial relevancia. Del mismo modo, la Guardia Civil desplegará alrededor de 200 efectivos diarios, que se reforzarán con los agentes del dispositivo de Tráfico.

Precisamente, la circulación es uno de los aspectos que más preocupa. Para ello, se ha diseñado un plan que pretende agilizar la entrada y salida de vehículos para evitar el colapso viario. Se hará especial énfasis en evitar el tráfico por dentro del casco urbano y se habilitarán carriles de acceso exclusivo al festival. Aunque en años anteriores la llegada ya fue escalonada y se logró minimizar el impacto del tráfico rodado, en esta edición se han vendido previamente los tiques del aparcamiento para que los asistentes puedan estacionar con normalidad.

El operativo de seguridad tendrá carácter preventivo y comenzará a ser efectivo desde días antes del festival para evitar la afluencia de grupúsculos con intenciones distintas a las de disfrutar de la mejor música electrónica. Solo el año pasado se registraron unos 170 casos de hurtos. Cabe recordar que además España se encuentra en nivel 4 de prealerta terrorista.

Otro de los aspectos tratados ha sido la lucha contra la violencia machista que encuentra en los eventos de masas un espacio de cierta impunidad. La Generalitat volverá este año a instalar un Punto Violeta que ofrecerá información y orientará sobre la prevención y asistencia en delitos relacionados con las agresiones sexuales. Los asistentes al festival dispondrán de la aplicación AlertCops para poder avisar sobre la comisión de delitos.