José Luis Maluenda, loco por los palos

José Luis Maluenda cambió el balón por los palos de golf./LP
José Luis Maluenda cambió el balón por los palos de golf. / LP

La moda es como un juego. «Intento que mi imagen hable de mí y que transmita personalidad. Tengo la suerte de que mi trabajo me permite vestir con libertad»

ELENA MELÉNDEZ

José Luis Maluenda empezó a jugar al golf por dos motivos. El primero es porque durante su etapa como jugador de baloncesto profesional, que le llevó a jugar en clubes como el CB Zaragoza, el Pamesa Valencia, el Fuenlabrada o el Bilbao Basket, estuvo esponsorizado por la firma Nike, la cual le proporcionaba material para cualquier disciplina deportiva. El segundo y principal fue su amigo, el futbolista Gerard López. «En el 2000 me lesioné y estuve dos años parado. La primera época me fui a Barcelona un mes para ser tratado por el doctor Cugat y me quedé en casa de Gerard. Él en ese momento ponía mucho programas de golf en la tele porque ya era un apasionado del deporte. Me animé y empecé a salir a jugar en un 'pitch&putt' con él», recuerda el deportista.

Una vez operado contrató el Canal Plus Golf y empezó a ver en vivo a Tiger Woods en la época dorada en la que el jugador ganaba muchos torneos. Ahí se enamoró del deporte, se compró los palos y empezó a jugar de manera regular hasta que, recuperado de la lesión, se marcó el objetivo de volver al basket, guardó los palos en un armario y no los sacó durante cinco años. Tras ese periodo dejó el baloncesto profesional y se afincó en Valencia. Una noche, el dueño del pub Carioca le presentó a un amigo que le propuso jugar a golf al día siguiente. «Le dije que no pero al final lo pensé bien, acepté y me volví a enganchar enseguida. Me hice socio del club el Bosque y empecé a jugar a golf cinco días a la semana durante un año», confiesa.

En esa etapa fue conociendo gente vinculada a su nueva afición, entre ellos a Juan Luis Jiménez, guitarrista de Presuntos Implicados. Juntos participaron en un torneo y cuando iban en el coche de vuelta, decidieron empezar a organizar torneos en Valencia con amigos y conocido. «Lo llamamos 'Locos por el golf'. A la primera edición, en lugar de los veinte que esperábamos vinieron cincuenta, entre ellos el cantante Francisco o el futbolista Casero. Desde entonces, organizamos unas quince pruebas al año y todas en la Comunidad Valenciana». Además, acompaña a amigos que hacen circuitos de golf por España y les ayuda con el tema logístico o acude a torneos beneficios que invitan a gente conocida para atraer a patrocinadores y jugadores.

Profesión

Ganó una Copa del Rey con el Pamesa Valencia,ese fue uno de los momentos álgidos en una carrera deportiva en la que llegó a tener la cláusula de rescisión más alta del basket.

Para José Luis, el golf es un deporte muy justo en el que se compite contra uno mismo y en el que cada golpe es un reto para salir de la situación en la que te encuentras. «Si sales bien te da un subidón de adrenalina que no es comparable con nada. Yo recuerdo lanzar un tiro libre con cinco mil personas en las gradas y conservar la calma; en cambio, en la salida del hoyo uno con diez personas mirando me pongo nervioso». Y eso le anima a ser mejor.

En el campo se define como un jugador muy rápido al que no le gusta tener que esperar entre golpe y golpe. Reconoce que, igual que otros deportistas de élite con los que ha jugado, se esforzó con disciplina y dedicación para obtener el hándicap siete que ostenta en la actualidad. Como en su momento hizo con el básket, cuando se dejó la piel para convertirse en uno de los mejores jugadores que han pasado por el Pamesa Valencia. «He tenido la inmensa suerte de compartir campo con Sergio García y de haber estado cuatro veces jugando en Escocia. Uno de mis sueños sería competir en una ronda de prácticas en el Augusta National, aunque sé que es algo casi irrealizable».

Más