Subastan 12 piezas desprendidas de la cubierta cerámica del Palau de les Arts

Varios empleados quitan el mosaico de la cubierta del 'Palau de les Arts'. / Archivo/
Varios empleados quitan el mosaico de la cubierta del 'Palau de les Arts'. / Archivo

La subasta ha sido organizada por 'Ruinas del futuro', un colectivo de artistas conceptuales que destinará todo el dinero recogido a beneficio del Colegio Público 103 de Valencia

EFEVALENCIA

Doce piezas de "auténtico trencadís" de la cubierta del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia creado por el arquitecto Santiago Calatrava saldrán a subasta el próximo viernes en el Centre Octubre de Cultura Contemporània de Valencia con precios de salida que irán de los 10 a los 50 euros. La subasta ha sido organizada por 'Ruinas del futuro' un colectivo de artistas conceptuales que destinará todo el dinero recogido a beneficio del Colegio Público 103 de Valencia, de instalaciones provisionales o "barracones" y situado, precisamente, junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Fuentes del OCCC han informado de que con esta subasta se pretende "subrayar el contraste que hay entre la arquitectura del despilfarro y la falta de arquitectura en cosas tan interesantes como la sanidad o la educación". "Se pretende combinar humor con denuncia", aseguran las fuentes, que han indicado que el precio de salida de las piezas, que fueron recogidas del suelo del antiguo cauce del Turia cuando cayeron del Palau de Les Artes, estará en función del "tamaño, forma o textura" de las mismas.

La subasta, que se celebrará a las 18.30 horas del viernes en el recibidor del centro cultural, es abierta y podrá seguirse también por el servicio de comunicación virtual Skype. "'Ruinas del futuro' ofrece la oportunidad de volver a pagar por aquello que ya se pagó", aseguran las fuentes, que añaden que los doce trozos de trencadís serán exhibidos desde hoy en este centro cultural situado en el centro histórico para que la "ciudadanía puede apreciar su extraordinaria calidad". El dinero que se recoja será entregado a la Asociación de Padres de Alumnos (APA) del Colegio Público 113, un centro que "ni siquiera tiene un nombre", para que "decoren con trencadís sus aulas o para que hacen lo que mejor les convenga".