Samantha Vallejo-Nágera: «La cocina es muy machista»

La jurado de 'Masterchef' nos desvela algunos secretos del exitoso concurso culinario

GLORIA SALGADOMADRID
Samantha Vallejo-Nágera. / Foto y vídeo: Virginia Carrasco/
Samantha Vallejo-Nágera. / Foto y vídeo: Virginia Carrasco

Todo comenzó con una apuesta tonta. Samantha Vallejo-Nágera, más conocida con el nombre de su catering, Samantha de España, abandonó el paisajismo por los fogones gracias a un pique con el dueño del exclusivo restaurante Horcher. Una pasión de la que hace alarde en el 'boom' televisivo de la temporada, 'Masterchef', y en su tercer incursión literaria, 'Quedar bien sin complicarte la vida', una obra que enseña platos sanos y sin grandes pretensiones.

- La apuesta salió bien...

Yo me dedicaba a paisajismo con 17 años porque tampoco sabía que hacer y me permitía estar un poquito en la calle, que es lo que me gusta. La clase estaba encima de Horcher, y el dueño, Mopi, que es íntimo amigo de mis padres, me dijo una noche: "No vales para nada, te querría ver como yo cuando era joven en una cocina trabajando de sol a sol. Era durísimo. Tú no aguantarías ni un día". ¡Cómo que no valgo para nada!, contesté, y el me dijo: "¡Mañana te quiero ver en Horcher!". Fui por no quedar mal con él y me acabé quedando dos años, porque me apasionó. Todavía noto en el dedo la de cangrejos de río que pelé. Tuve un golpe de suerte que marcó mi vida y desde entonces me he ganado la vida cocinando.

- Algún plato que se te resista.

Se me resisten un montón de cosas. Yo no hago alta cocina ni me considero una chef de estrella Michelín. Creo que hay niveles y miles de platos que se me van a resistir toda la vida, porque la cocina es infinita: las especies, las mezclas... Me encanta probar, catar, creo que tengo muy buen paladar.

- ¿Para cuándo un restaurante?

Pienso que cuando sea mayor lo montaré, pero nunca pretenderé que sea de alta cocina. Sería una cocina casera, bien hecha, con un toque internacional, como lo que hago en mi catering, porque el catering es muy divertido de joven pero muy agotador de mayor. Como mi marido es tan tranquilo y le encanta estar en casa, me montaré un restaurante para echar las tardes y las noches.

- ¿El mundo de la cocina es machista?

¡Muchísimo, muchísimo!. Es un mundo de hombres y entre ellos se recrean. La vida profesional de una mujer en la cocina es complicada porque para triunfar tienes que estar de sol a sol. Es un mundo de hombres y ya está, hay que asumirlo, y es por el tema de la maternidad. Siempre será un mundo de hombres.

- ¿A qué cocineros sigues en televisión?

Yo no soy muy de ver en la tele, empecé a verla cuando comencé en Canal Cocina, la verdad. Lo divertido es que sean diferentes. Me encanta ver a Jamie Oliver, Arguiñano, Chicote o a Lorraine Pascal. También me divierte verme a mí, ¡madre mía que burradas digo!. Yo sola me muero de la risa. Ver programas de cocina es entretenido, aunque luego no hagas las recetas.

Me encanta Eva

- ¿Cómo ha sido la experiencia en Masterchef?

Ha sido como un hijo. He estado metida en el proyecto desde el principio, hace un año y pico. Es un súper proyecto que ha sido difícil sacar adelante por los tiempos de crisis, pero La 1 se ha volcado y ha confiado cien por cien en nosotros. Toda España está con Masterchef porque está hecho muy bien, es un programa muy limpio, está muy trabajado todo. Yo misma me quedo sorprendida cada vez que vamos a grabar, me tiene pegada al guión. Cada día hay una sorpresa para que no te aburras.

- ¿Nos perdemos algo los espectadores?

Lo que es alucinante es que todo es real. Hasta que no probamos el plato no sabemos quien se va y nos peleamos entre nosotos. ¡No sabes las discusiones que tenemos!. Recuerdo una pelea con el coulan de dos horas y cuarto. También nos peleamoa a la hora de decidir las pruebas. Lo interesante es que hay tres conceptos de cocina difrentes: Pepe tiende a una cocina más tradicional, Jordi es un poco más moderno, es el niño prodigio de la cocina, y yo soy totalmente diferente. ¡Y somos pesadísimos los tres!

- ¿Tienes relación con los expulsados?

Efrén vino a trabajar a una boda conmigo cuando salió de 'Masterchef'. Y estuvo encantado.

- Parece que tienes mucha afinidad con Eva...

Es una chica joven, simpática, rápida y tiene muy buen punto para la cocina. Eva me encanta. Yo ahora mismo en el catering no necesito a nadie, pero es una buenísima profesional para tenerla en casa. Me encantaría trabajar con ella.

- Si estuviese en tu mano, ¿a quién repescarías?

Me encanta José Luis. Me encantaba como cocinaba, pero lo pasaba fatal en las pruebas. Es muy importantre la actitud y el tenía muy buena actitud, siempre queriendo aprender. Yo me acuerdo en La Rioja que lo pasó fatal cuando fue capitán de equipo y todo se vino abajo. Lo divertido es que lo hacen fatal, si lo hicieran todo bien sería un rollo.

- ¿Te embarcarías en una segunda temporada?

'Masterchef' sin el jurado que está ahora no sería lo mismo. Por supuesto que me apuntaría, espero que haya un Masterchef 2, 3 y 4.