Tampones con alcohol y vodka por los ojos, nueva moda para emborracharse

En los últimos días se han registrado tres intoxicaciones etílicas en Asturias. Los médicos alertan del "fulminante efecto" de estas prácticas llegadas de EE UU sobre la salud

I. ASENJOMADRID

Ha llegado a España una nueva manera de emborracharse rápido. Se trata de tampones mojados en alcohol, un sorprendente método que poco a poco se extiende entre muchos jóvenes de nuestro país. Es la última práctica entre los adolescentes. Consiste en impregnar un tampón en una bebida alcohólica de mucha graduación -por lo general, whisky o vodka- e introducírselo por la vagina o por vía anal, en el caso de los varones que también recurren a esta práctica.

La moda surgió en Estados Unidos, donde la edad legal para beber alcohol es de 21 años, y ya ha cruzado el charco para instalarse en España , donde se han producido algunos casos. Como el de tres chicas de Gijón que tuvieron que ser atendidas con síntomas evidentes de intoxicación etílica tras usar este peligroso método de diversión. Hubo otro caso reciente en Asturias en una niña de 14 años, tal y como asegura el diario El Comercio.es

Los médicos aseguran que el alcohol administrado por esta vía puede dañar las paredes vaginales, provocar intoxicación y hasta causar la muerte. "La vagina es un órgano que absorbe muy bien los medicamentos, con lo que se pretende conseguir los mismos efectos con menos dosis", afirma el ginecólogo Iñaki Lete Lasa en un reportaje publicado en 'Espejo Público'.

Parece que se acabó lo de ir cargados con vasos, hielo y refrescos. Para algunos jóvenes el botellón ya no es suficiente. Los médicos alertan del "fulminante efecto" de estas prácticas sobre la salud. Sin embargo, muchos no dudan en probar estas nuevas opciones con tal de ser el más osado del grupo o imitar los cientos de vídeos que circulan por Internet.

Entre estas ridículas modas para emborracharse también está despertando adeptos la llamada 'eyeballing', otra amenaza para la salud que consiste en aplicar, de forma directa, el alcohol sobre la mucosa ocular a modo de gotas. Como recuerdan los médicos, al hacerlo por el ojo y no por la boca, se alcanza antes el riego sanguíneo y se reduce el tiempo de espera para lograr el llamado 'subidón'.

Algo más antigua es la práctica conocida con el término 'oxy-shots'. Llégó a España en 2011 y se basa en consumir bebidas alcohólicas en dispositivos de inhalación junto con oxígeno pasando así directamente a los pulmones. Se trata de otra de las tendencias poco ortodoxas que se han propagado entre los adolescentes para incurrir en un estado de embriaguez más rápido que el conseguido a través del consumo vía oral. La desinformación es clave, puesto que beber 'oxy shots' puede acarrear complicaciones para asmáticos o personas alérgicas a algunos de los líquidos que se inhalen.