Jordi Pujol augura una batalla con «carga épica» con España

La intervención del expresidente de la Generalitat sirve como pistoletazo de salida al congreso de Convergència Democràtica de Catalunya

EUROPA PRESSREUS (TARRAGONA)
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. / Jaume Sellart (Efe)/
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. / Jaume Sellart (Efe)

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha erigido a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y a CiU como los únicos que pueden plantar cara a una eventual confrontación con España durante los próximos años, un combate que puede tener una fuerte "carga épica".

Ante 2.000 delegados, el cónclave convergente dio el pistoletazo de salida con la intervención de Pujol, que este fin de semana será ascendido a presidente fundador -nuevo cargo-, y momentos antes habló el secretario general adjunto de CDC, Oriol Pujol, que se convertirá en nuevo secretario general.

El que fue presidente de la Generalitat 23 años ha alertado de que pueden llegar momentos de gran dificultad esta legislatura y de que CiU, como "única tropa de choque", debe recurrir a la épica para afrontarlos. Ha remarcado que no es viable la Cataluña que desde el resto del Estado "se quiere imponer" desde un punto de vista económico, social, judicial y lingüístico, y más después de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut.

Un Estado sin Constitución

"No pido que el partido se haga suya esta afirmación pero, para mí, después de la sentencia del TC vivimos en un Estado que no tiene Constitución y nos han dejado de lado" -ha lamentado-, aunque ha lanzado un mensaje de confianza de que este escenario se podrá superar si va de la mano de CiU, porque considera que es el único activo político actual con garantías.

"Este activo -ha subrayado- es CDC, CiU, el Govern, y si el peso se concentra en algún punto concreto, su centro de gravedad es el presidente Artur Mas", a quien Pujol ha urgido a tirar de valentía y responsabilidad.

También ha confrontado la fortaleza de CDC con los "traumas" internos de los rivales políticos catalanes, erigiendo a los convergentes como únicos con una política sólida y capacidad de plantar cara. En alusión al PSC, ha criticado su posición en cuestiones como las balanzas fiscales, y, en referencia a ERC aunque sin citarla, ha opinado que están superando su desconcierto "con más coherencia, orientación y habiendo aprendido la lección de que en política no se puede ser ligero".

También sin mencionarla, ha asegurado que ICV-EUiA parece que quiera quedarse fuera de un sistema que, a su juicio, no es malo pero que tiene errores, y al PP le ha acusado de vivir sistemáticamente al margen de la catalanidad. Por ello, ha insistido en la importancia de tener partidos sólidos, que no sean "de gelatina" y sí con valores fuertes, y que piensen en las próximas generaciones aparcando el interés y el partidismo.