El PP zanja que su abstención es «imposible»

Teodoro García Egea y Pablo Casado. / Efe

La dirección de los populares niega que exista debate interno para permitir la investidura de Pedro Sánchez

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La posición del PP es inamovible y no existe ningún tipo de debate interno para plantearse una abstención en una posible segunda investidura del candidato socialista. El secretario general de la formación conservadora ha afirmado esta mañana que «es imposible que el PP se pueda abstener o facilitar un gobierno de Pedro Sánchez».

Teodoro García ha querido zanjar así las especulaciones surgidas después de que el presidente gallego, Alberto Núñez-Feijóo señalase que los populares podrían estudiar una propuesta del PSOE si les llegase. «El PP –ha respondido su número dos– no ha recibido ni una sola oferta para la abstención. Lo único que ha recibido es un intento, casi coactivo de que nos abstengamos porque sí».

García Egea ha dejado claro que su formación no cederá a las presiones que le puedan llegar de aquí al 23 de septiembre para evitar una repetición electora que, por otra parte, podría beneficiarle en caso de que la izquierda pague su incapacidad de pactar en forma de una abstención masiva.

El PP, en cualquier caso, basa su negativa a reconsiderar su posición en la profunda desconfianza que le inspira el presidente del Gobierno. «Imagínese que se abstiene el PP y facilita un Gobierno del PSOE y en septiembre se condena a los presos que está siendo juzgados por rebelión y sedición, y Sánchez decide indultarlos. Sería el PP cómplice de este hecho y de muchos otros», ha apuntado el secretario general conservador.

Navarra

A pesar del fiasco de la semana pasada, en la dirección del PP se da por hecho que el candidato socialista ya ha elegido a sus aliados, que no son otros más que Unidas Podemos y las formaciones independentistas. Lo demuestra, mantienen, que ha pactado con ellos en todos los lugares donde ha tenido oportunidad de hacerlo.

El caso que más duele es el de Navarra, donde la socialista María Chivite podría ser investida presidenta esta misma semana si las bases de EH Bildu avalan la abstención de sus diputados en el Parlamento foral. Para los populares, que junto a UPN y Ciudadanos, conforman Navarra Suma –fuerza ganadora de las elecciones del 26 de mayo aunque sin mayoría absoluta–, queda claro con este caso que el PSOE nunca ha estado interesado en gobernar con «los constitucionalistas».