Un verso suelto de consenso

Juan Ramón Adsuara en un acto de campaña. / damián torres
Juan Ramón Adsuara en un acto de campaña. / damián torres

J. R. Adsuara, presidente provincial del PP de la gestora, se apoya en los líderes comarcales para rearmar el partido ante las próximas elecciones locales y autonómicas

F. R. VALENCIA.

El presidente de la gestora provincial del PP, Juan Ramón Adsuara, ha iniciado su andadura apoyándose en los presidentes comarcales para rearmar el partido en pueblos y ciudades, una acción que se le demandaba a su predecesor, Rubén Moreno. No es la primera vez que el diputado provincial y alcalde de Alfafar, el único de los populares al frente de una localidad de más de 20.000 habitantes en Valencia, muestra que tiene criterio propio. Fue uno de los pocos munícipes valencianos en prestar abiertamente su apoyo a Pablo Casado cuando todo el que se supone que es alguien en la ejecutiva regional del partido apostó por Soraya Sáenz de Santamaría. «Y no preguntó la opinión a nadie», asegura un compañero de partido.

Adsuara es un hombre de Casado, también de Bonig, presidenta del PPCV. Pero sobre todo lo es de sí mismo. En la Diputación lo definen como «un buen compañero volcado en su pueblo. A lo mejor es un poco verso suelto pero a veces eso es bueno». En las elecciones de 2011, cuando ganó en Alfafar con mayoría absoluta, no quiso el apoyo presencial de ningún dirigente en su pueblo. Eran los tiempos del caso de los trajes, de la investigación sobre Gürtel, y no quería que lo identificaran con esa marca.

Tras el triunfo de Casado en el congreso de julio, lo único que obtuvo fue la satisfacción de que había vencido su apuesta. Se quedó fuera de la ejecutiva. Tres meses después, el 22 de octubre, fue señalado desde Génova, con el visto bueno de Bonig, para encumbrarlo al frente de la gestora provincial.

Adsuara no había disfrutado hasta ahora de vida intensa en la sede del PP. Ni siquiera como miembro de la ejecutiva regional, en cuyo organigrama consta aún con nombre equivocado: «José R. Adsuar, secretario ejecutivo de política social». Tampoco como diputado provincial se ha prodigado mucho por los pueblos -los alcaldes están exonerados de esa tarea-. Y sobran los dedos de una mano para contar sus intervenciones en los plenos provinciales.

Un dirigente popular que trabajó cerca de Adsuara en las elecciones de 2011 lo define como un hombre minucioso y metódico que se marca una directriz y la sigue sin dudar, con gran vocación de servicio. «Si rascas, quizá descubras que no es un intelectual de la política pero eso lo suple con trabajo y disciplina», señala. Se le considera que realiza buenos informes de la situación política y le gustan los análisis sociológicos y demoscópicos.

A pesar de que se le considera un hombre dialogante, el problema que puede encontrarse a corto plazo es la dirección de equipos, señalan quienes lo conocen, «a tenor de las dificultades» que tuvo en su primera legislatura en Alfafar. «Va a tener que dirigir un equipo complejo, profundizar en la empatía, apagar incendios, contentar a algunos y dejar despagados a otros en la elaboracion de listas», el gran reto junto a revitalizar el músculo electoral del partido.

Juan Ramón Adsuara es el heredero ideológico del sector cristianos, que en su día lideró Juan Cotino y ahora parece desmantelado, aunque algunos en el partido consideran que «el sector cristiano del PP es como Dios: no se le ve pero siempre está».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos