La Udef confirma que los contratos de la visita del Papa fueron al margen de la ley

La Udef confirma que los contratos de la visita del Papa fueron al margen de la ley

El último informe de la policía recoge que, pese a que las actas de la Fundación hablaban de la necesidad de pliegos, nunca se hicieron

A. Rallo
A. RALLOValencia

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) también ha entregado un informe a la juez que investiga la visita del Papa a Valencia en el que confirma que las contrataciones para el evento (infraestructuras, servicios y suministros) se realizaron al margen del procedimiento que establece la Ley. Se trata de la tercera pericial que desemboca en conclusiones similares tras los dosieres de la Intervención General del Estado (en dos ocasiones) y la Intervención de la Generalitat. La Fundación V Encuentro Mundial de las Familias debía someterse a las normas de contratación del sector público y nunca lo hizo, concluyen los especialistas de la investigación.

La policía recuerda que para la celebración del evento se procedió a levantar un altar, se contrataron servicios (promoción, publicidad, sonorización y pantallas) y se acordó el suministro de productos (mochila del peregrino, sillas, vallas, urinarios).

El agente encargado de las pesquisas aclara que el patronato tenía un carácter meramente representativo, pero las decisiones se adoptaban en lo que se conoce como grupos de trabajo o comisiones. En las actas que resumen estos encuentros sí aparece la necesidad de unos pliegos para los concursos, pero la realidad fue bien distinta. «En ninguna de las contrataciones constan las actuaciones administrativas formales que debe contener un expediente de contratación», recoge la unidad especializada. Por ejemplo, no hay informe de necesidad, ni del inicio del proceso, ni pliegos, ni los criterios de valoración de las ofertas, el acuerdo, la adjudicación... Todas estas carencias reúnen los procesos de contratación de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias.

El patronato de la entidad era testimonial. Todo el evento se decidía en las comisiones de trabajo

La Udef cita varios indicios que corroboran la ausencia de los procedimientos legales. En este sentido, en el informe fechado a finales del pasado octubre, recopila las declaraciones judiciales del obispo auxiliar Esteban Escudero en la causa de las pantallas de Gürtel. El prelado ya se encuentra investigado en esta pieza de la fundación y declarará el próximo mes de enero. En su día, admitió que eran los grupos de trabajo «los que lo movían todo». También subraya la Udef el testimonio de José Selva, el que fuera máximo responsable de la organización del evento. Admitió que consultó los proyectos con diferentes empresas, pero nunca se hicieron pliegos. «En las reuniones de los lunes nunca llevó ninguna oferta», señala el informe. De igual modo, Selva subrayó lo extraño que le resultaba que le dirigieran a Álvaro Pérez, 'el Bigotes', para centralizar las contrataciones siendo conocedor que un intermediario sólo contribuiría a elevar el coste final.

La Udef se refiere también a las 20 actas del Grupo de Trabajo de la Fundación V Encuentro donde se evidencia que este órgano abordaba cuestiones clave en la contratación de todos los eventos. Y el papel relevante que ejercía Juan Cotino en lo relacionado con estos cometidos pese a no ocupar un puesto en la organización. Las grandes contratistas del evento religioso se vieron obligados a condonar parte de la deuda ante la imposibilidad de que la fundación les pagara. De hecho, la Intervención ya alertó de que se afrontaron obligaciones conscientes de la imposibilidad de hacerles frente. Por ejemplo, Acciona llegó a perdonar más de 1,6 millones por los urinarios; FCC, unos 900.000 euros por diferentes actuaciones y Pavasal, cerca de 600.000 por el altar.

 

Fotos

Vídeos