Tina Sanjuán, la mano derecha de Blasco, también podrá salir de la cárcel

La exsecretaria de la Conselleria Tina Sanjuán. /Irene Marsilla
La exsecretaria de la Conselleria Tina Sanjuán. / Irene Marsilla

El exconseller estudia pedir una pulsera de control que le evitaría tener que acudir a la penitenciaría

A. Rallo
A. RALLOValencia

Todos los condenados del caso Coopeeración se encuentran ya en libertad o sólo necesitarán ir a dormir a la prisión en breve. Los dos últimos encarcelados por el desvío de fondos al Tercer Mundo, Rafael Blasco y su mano derecha, Tina Sanjuán, se encuentran ya en el Centro de Inserción Social (CIS), paso inmediatamente anterior a disfrutar del nuevo régimen de semilibertad. Esto supondrá que puedan salir a primera hora de la mañana y regresar entre las 21 y las 21.30, aunque el horario se ajusta siempre a las necesidades del interno. En el caso del exconseller lo más probable es que solicite un medida de control telemático, una pulsera que le permita estar fuera de la cárcel y dormir en su propio domicilio. No obstante, esto no le permite disfrutar de un horario libre sino que debe seguir unas directrices, por ejemplo, estar en su casa a una hora determinada.

Alrededor del 60% de los internos del CIS están vigilados por un dispositivo de estas características. No sería algo excepcional que a Blasco se le asignara este mecanismo. Hay que tener en cuenta que la ubicación de las instalaciones del CIS no es la idónea, dentro del complejo de Picassent y alejadas de Valencia, para facilitar los desplazamientos a los internos. Instituciones Penitenciarias planeó, en su día, un centro alternativo en el área metropolitana de la capital del Turia. La ubicación elegida fue Paiporta, pero el proyecto se descartó tras las numerosas protestas vecinales.

La progresión de grado concedida a Blasco y Sanjuán es una decisión administrativa que puede ser recurrida en los tribunales. Fuentes oficiales de la Fiscalía de Valencia indicaron ayer que todavía no tenían conocimiento oficial de ese tercer grado. Otras fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, en cambio, apuntaron a que el ministerio público se inclina por no oponerse a la resolución. La fiscalía sí reaccionó ante los primeros permisos penitenciarios de Blasco y finalmente la Audiencia -una vez disfrutados- los revocó.

Sanjuán ha sido una de las condenadas por el caso Cooperación que peor ha llevado su estancia en la penitenciaría. En algún momento, incluso amagó con confesar su participación en el resto de las piezas que todavía faltan por juzgarse. Se le citó incluso a petición propia para declarar en el juzgado de instrucción 21 de Valencia, pero su testimonio resultó decepcionante. Pidió perdón a todos los valencianos, pero no concretó el motivo de esas disculpas ni aportó información relevante para aclarar la investigación en curso. La exsecretaria de la Conselleria ya solicitó hace meses su progresión al tercer grado. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) rechazó concederle esta mejora porque, entre otros motivos, no había cumplido suficiente parte de la pena impuesta en su día -seis años- y además no había mostrado arrepentimiento. La fiscalía también se opuso a su salida.

Tanto Sanjuán como Blasco, así como los principales exresponsables de la Conselleria, deben afrontar todavía otras causas pendientes. Sólo una de las investigaciones abiertas a la trama se ha archivado. Fue la de la etapa de Blasco en Sanidad, los contratos para la gestión del sistema Abucasis, tal y como informó LAS PROVINCIAS. Pero las piezas 2 y 3 de Cooperación, irregularidades en subvenciones a ONG y en la construcción de un Hospital en Haití que no llegó a llevarse a cabo, deben comenzar el 15 de abril.

Numerosas defensas confían desde hace meses en llegar a un acuerdo con la Fiscalía, la Abogacía de la Generalitat y la acusación popular para evitar un juicio que duraría varios meses. Esa conformidad, que supondría una generosa rebaja de pena -por debajo de los tres años para los cabecillas- depende del pago de la responsabilidad civil, alrededor de tres millones de euros. Pero los acusados no han aportado el dinero. El tiempo corre en su contra.

La cárcel de Piccassent también ha concedido el tercer grado a Tina Sanjuán, la exsecretaria de la Conselleria de Solidaridad y mano derecha de Rafael Blasco a lo largo de su carrera política. La mujer se encuentra ya en El Centro de Inserción Social (CIS) donde ayer ingresó el exconseller Blasco, según las fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS. Ahora será sometida a diferentes entrevistas con los especialistas del centro, trabajadores sociales y psicólogos, para evaluar qué plan seguirá fuera de las instalaciones. Se trata del mismo proceso que ya ha iniciado el exsíndic del PP y uno de los dirigentes más relevantes de los gobiernos de PP en la Generalitat.

Sanjuán ha sido una de las condenadas por el caso Coopeeración que peor ha llevado su estancia en la penitenciaría. En algún momento, incluso amagó con confesar su participación en el resto de las piezas que todavía faltan por juzgarse. Se le citó a declarar por el juzgado de instrucción 21 de Valencia, pero su testimonio fue decepcionante. Pidió perdón a todos los valencianos, pero no concretó el motivo de esas disculpas ni aportó información relevante para aclarar la investigación en curso. La exsecretaria de la Conselleria ya solicitó hace meses su progresión al tercer grado. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia rechazó concederle esta mejora porque, entre otros motivos, no había cumplido suficiente parte de la pena impuesta en su día -seis años-y además no había mostrado arrepentimiento. La fiscalía tammbién se opuso a su salida.

Más del caso Cooperación

 

Fotos

Vídeos