Teresa Gisbert baraja ahora presentarse a la plaza de fiscal superior del TSJCV

Teresa Gisbert impone una condecoración a su compañera./ i. marsilla
Teresa Gisbert impone una condecoración a su compañera. / i. marsilla

El anuncio de que el teniente fiscal López Ebri no optará al puesto deja vía libre a la actual responsable del ministerio público

A. RALLO VALENCIA.

La reunión de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) permitió ayer conocer la intención de la actual fiscal jefa de Valencia, Teresa Gisbert, de optar a dirigir la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia donde su titular, Antonio Montabes, se jubila en un mes. El anuncio de que planea presentarse a la plaza, causó cierta sorpresa ya que hace apenas unas semanas que Gisbert fue renovada por segunda vez al frente de la Fiscalía Provincial. Entonces, no tuvo oposición. La Asociación de Fiscales, de sensibilidad conservadora, decidió no presentar candidato al asumir que no tenían opciones.

Uno de los motivos que sin duda ha influido en la apuesta de Gisbert por aspirar a mayores cotas de responsabilidad es la decisión del teniente fiscal del TSJ, Gonzalo López Ebri, de no competir por la plaza. La fiscal jefa no hubiera plantado cara a López Ebri, pero su renuncia incrementa notablemente sus expectativas de éxito. El teniente fiscal lo comunicó ayer a sus compañeros. No quiere entrar en la carrera de la sucesión. Adelantó a los miembros de su asociación que estará al lado del futuro fiscal superior para facilitar su labor, tal y como ha hecho con Ricard Cabedo y, en esta última etapa, con Antonio Montabes.

Un factor clave para que Gisbert se mantenga en esta posición tan favorable, es decir, de jefa provincial y con opciones de salir para la superior, fue la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno. Además, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, -hoy en entredicho por el contenido de las reuniones privadas que grabó el comisario Villarejo- pertenece a su misma asociación, la UPF. Estos acontecimientos prácticamente aseguraron su renovación pese a que esta suponía un periodo de 15 años al frente del Ministerio Público.

De igual modo, también le benefició el recuento de las votaciones en las últimas elecciones del Consejo Fiscal, que deparó la salida del valenciano José Ortiz, miembro de AF. En su lugar, tras los nuevos resultados, la UPF ganó un integrante más en el órgano. Ahora hay cinco conservadores frente a cuatro progresistas, aparte de otros dos miembros natos, que votarían presumiblemente con los progresistas.

La Asociación de Fiscales, no obstante, no tiene ninguna intención de 'regalar' la Fiscalía Superior, que hasta la fecha tenía con Montabes. En breve se celebrará una reunión para estudiar la disponibilidad de posibles aspirantes. En un primer momento se habló del jefe de Castellón, José Luis Cuesta, pero hoy es una incógnita.

El movimiento de Gisbert, en caso de salir elegida para el TSJ, dejaría vacante la plaza de la Fiscalía Provincial. De nuevo, suenan ya nombres que podrían dar el paso de presentarse a la vacante si se dan determinadas circunstancias. Por parte de la UPF, estarían la fiscal Adoración Cano, miembro del Secretariado de la UPF, y la portavoz de la fiscalía, Susana Gisbert.

En el otro bando, el de los conservadores, quizá sería una segunda oportunidad para Antonio Gastaldi, destinado en la sección de Violencia de Género, que anunció que disputaría la plaza a Gisbert y finalmente no llegó a presentarse. Otra opción verosímil sería la de José Ortiz, el responsable de la AF en la provincia y actual responsable de la sección de Delitos Informáticos.